Indicadores económicos
2017-08-21

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-21

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 05:43

Marea max.: 23 cms.

Hora: 23:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 10 a 24 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-08-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - -
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Lo que Matthew se llevó

ALVARO E. QUINTANA SALCEDO

Por: ALVARO E. QUINTANA SALCEDO

7 de Octubre de 2016 12:00 am

La suerte está echada. El No ganó el plebiscito del 2 de octubre. Muy a pesar de que todas las encuestas, todos los análisis e incluso todos los presagios y premoniciones daban al Sí como rotundo ganador.

Durante la emisión de los boletines el Sí ganaba con mucha diferencia, pero sorpresivamente en los 3 últimos boletines el No repuntó y ganó. Y no es que los del Sí estén ardidos, pero  luego de semejante ejercicio electoral tan grande y tan serio, al menos debe uno plantearse el recuento de los daños. ¿Qué fue lo que pasó?  Es necesario un análisis concienzudo de los hechos.

Para empezar debemos reconocer que el No ganó porque esta elección atípica fue la más abstencionista desde 1998. De los 34.899.945 de colombianos habilitados para votar, apenas 12.808.858 (37,43%) votaron. Es decir que el 62,57% de votantes no fueron a las urnas. Este es el porcentaje más alto de abstención de todos los tiempos.  Sin embargo, no es primera vez que pocos deciden por todos. Desde 1998 la abstención supera el 50%.  Esto lo único que nos dice, es que la gente en Colombia no  cree en política. Los ciudadanos desconfían de las instituciones. Por muchas y diversas razones, a los colombianos no les interesa participar en las decisiones que nos atañen a todos.

Otra razón por la que el No ganó, es porque en lugar de basarse la gente en la comprensión de las 297 hojas del acuerdo, fuimos a las urnas con prejuicios y decisiones preconcebidas. No nos engañemos. Es mentira que íbamos a decidir luego de una minuciosa lectura. Antes de esa lectura, ya todos habíamos decidido. La mayoría de los votantes del No, votaron más que en contra del acuerdo, en contra de la gestión del presidente. En el plebiscito se le sentenció por todas su malas decisiones desde su reelección.

Otra razón por la que perdió el Sí, fue el peso moral que se le cargó al plebiscito. Se regó la idea de que este gobierno instauraría la temida ideología de género con el acuerdo. Conexo con en ese pensamiento, estuvo el sentido de aplicación de justicia que tienen algunos. Para muchos colombianos, y es aceptable, justicia es pudrirse en una cárcel. Pero para este tema, vale la pena concluir, que aunque el lobby protestante en estas elecciones fue fuerte contrarrestado el sí; para los líderes religiosos de la ciudad hay una mala noticia: El sí ganó en Cartagena y en la costa. ¿Por qué se endosan un triunfo del interior?

La última razón poderosa que mencionaré por la que el No ganó,  definitivamente involucra a Matthew. El paso del huracán por la costa Caribe colombiana, empantanó la jornada electoral de una región que elige presidentes en Colombia. Las estadísticas no mienten. Los estratos 1, 2 y 3 de la costa son la población que más participa, pero esta no salió por la lluvia y por la falta de los incentivos acostumbrados. ¿Acaso es mentira que con 4 gotas de lluvia la costa se paraliza?

Si hay otra gran lección que nos deja este ejercicio, es que por mucho anhelar la paz, en Colombia somos incapaces de concretarla. No sabemos cómo.  Algo que inquieta mucho y que no hemos avizorado en la atención que merece, es que el centralismo nuevamente se reorganiza en Colombia.  El  centro del país nuevamente decide por todos. Urge  actuar con prontitud y establecer fechas, mecanismos y tiempos. La paz no puede seguir esperando. Matthew se llevó casas y enseres,  pero más que eso; arrastró la esperanza de acabar con esta guerra. ¿Hasta cuándo seguiremos con esta contienda inútil que nos marca, que nos cansa y nos destruye como un huracán inclemente?

Docente Universitario
alvaroquintana@gestores.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La naturaleza divina se impone

El NO gano, por un principio universal : NInguna persona o grupo que se rebele con armas al orden institucional en una nación legitimamente constituida , puede recibir mejores prebendas que otros.