Indicadores económicos
2017-12-14

Dólar (TRM)
$3.015,41
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,60

Estado del tiempo
2017-12-14

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 17:17

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:18

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-14

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
3 - 4 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Malecón

CARLOS VILLALBA BUSTILLO

Por: CARLOS VILLALBA BUSTILLO

6 de Noviembre de 2016 12:00 am

Cuando todo el mundo consideraba a Bill Clinton “una pústula reventada en la bandera de los Estados Unidos”, a raíz de su escándalo sexual con Mónica Lewinsky, la deducción generalizada fue la de que se le acabarían al tiempo la Presidencia y el matrimonio. Su sensación de derrota lo había privado de los avíos que le alimentaran cualquier esfuerzo de recuperación.

Sin embargo, una mañana apareció Hillary en el programa Today Show e hizo una defensa de su marido que conmovió, según el escritor Norman Mailer, a la América profunda que la escuchaba. La describió humillada pero intacta, impávida y guapa (por lo vistosa y corajuda), desbaratando como infamia lo que fue, en realidad, un agravio brutal e irredimible.

¿A qué obedeció aquel arranque sorpresivo que, a juicio de mucha gente, en especial de las mujeres, cayó como una renuncia a su dignidad y un desprecio a su propio orgullo?

En los seres ambiciosos, fríos y calculadores, los designios son más fuertes que los impulsos. Hillary Clinton tiene una voluntad de poder tan dominante, tan de hierro, pero tan bien tapada, que no hubo quien imaginara por qué lo hacía ni para dónde iba. Salvarle la Presidencia a su marido -no importaba la humillación- era salvarse a sí misma.

Cobró, un lustro después, el dividendo de su escena en Today Show con ocho años de Senado por el estado de New York y la búsqueda de la candidatura demócrata en 2008, sin fortuna, ciertamente, pero firme en el círculo de espera, con la política exterior norteamericana en sus manos. Que metió la zapatilla, sí. En política se acierta y se yerra, y su error no le acarreó consecuencias adversas a la seguridad estadounidense. Que ha sufrido desgaste, también. En política hay tumbos y repuntes. Se sale de la frustración a la esperanza, y queda la experiencia que garantiza nuevos éxitos.

El dilema es claro. Si el pueblo norteamericano se resiste a que dos hackeadores de información clasificada decidan la elección presidencial, la señora Clinton habría satisfecho su sueño de ser la primera mujer presidente. Si el pueblo norteamericano prefiere de jefe a un populista extravagante y zafio, Putin habría satisfecho su obsesión de instalar en la Casa Blanca al bacilo que desintegre el prolongado imperio del Tío Sam.

De los computadores de Julian Assange y Edward Snowden depende que los resultados de pasado mañana produzcan efecto en Rusia antes que en los Estados Unidos, es decir, que el 9 de noviembre Putin expida un decreto concediéndole la ciudadanía a Mr President Trump con el fin de gratificarlo, y pedirle, de pasadita, que nombre de secretario de Estado a Steven Seagal, el hombre ideal para construir el muro, devolver a los inmigrantes desde las aduanas, incinerar los TLC y fulminar a Irán de un solo golpe.

*Columnista
carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese