Indicadores económicos
2017-08-22

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-22

marea

Marea min.: -7 cms.

Hora: 06:24

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Malecón

CARLOS VILLALBA BUSTILLO

Por: CARLOS VILLALBA BUSTILLO

16 de Julio de 2017 12:00 am

Entiendo que a ningún historiador criollo –ni siquiera a su biógrafo mejor documentado, Diego Castrillón– se le ocurrió rastrear la vida privada del Gran General Tomás Cipriano de Mosquera. Lo hizo, en cambio, un gringo, profesor de la Universidad de Cornell, William Lofstrom, quien aprovechó la ocasión para hacer también una disección sociológica de los endogámicos payaneses con todos los aperos del investigador consagrado.

Lofstrom contó, en numerosas páginas, cómo fue lo de la “veterana gonorrea que desde niño mantiene” quien fuera un neurótico genial, un ególatra sin alambradas y un revoltijo de mezquindad y grandeza, de crimen y bufonería. O lo que es igual, un verdadero prócer. Por la cantidad de remedios que su padre le recetó, ese catarrito uretral tuvo que ser crónico. La carta habla de mercurio, zarza, goma arábiga con sal prunela, trementina de Venecia, sal de Saturno con ruibarbo y agua de malvas con linaza.

Se notaba que Sir Alexander Fleming estaba lejos todavía. La inflamación no dejaba dudas, ni las precauciones para no llevarse las manos a los ojos sin lavarlas bien, tampoco. ¿Y qué tal cuando el enfermo comprobó que su esposa, Mariana Arboleda y Arroyo, había sido contagiada? Los ayunos de ella y las ausencias de él en los asentamientos mineros de su progenitor, tenían que ser forzosos.

Para Mosquera no debió ser doloroso alejarse de Mariana, sino al contrario, por otro detalle que poco se conocía, y era su frustrado enlace con Catalina Josefa Ruiz de Quijano y Mosquera, su parienta pobre, a quien le profesó verdadero amor, casi romántico, extraño en un temperamento como el suyo, cíclico y estrambótico. Pero alejársele a Mariana no era como para traumatizarse. Todo le fracasó con Catalina por la presión de su familia, los Mosquera Arboleda, que no la quisieron jamás.
Como Bolívar y Núñez, Mosquera tuvo amantes, y con algunas de ellas hijos e hijas. Suerte que los retoños nacieron, los de casa y los de fuera, sin consecuencias por el arraigo del gonococo. Acá en Cartagena tuvo dos compañeras: María Candelaria Cervantes y Susana Llamas, costurera la primera y de vigorosa personalidad la segunda. Tanto, que la instaló en Bogotá y se la llevó para New York por una larga temporada.

Pues vean ustedes que dos siglos más tarde vamos a tener que regresar al vademécum del papá de Mascachochas, porque es voz corrida en clínicas y hospitales, y en las facultades de medicina, que la gonorrea se tornó resistente a todos los antibióticos. Sí, desde Santa María de Telembí, don José María Mosquera le ganó el pulso al inventor de la Penicilina.      

Sigue dando guerra la bacteria ovoide, y reinará mientras haya sexo con desaseo, sobre todo porque ni adultos ni jóvenes renuncian al “gustico” que un  presidente mamasanto nos exigió restringir.

*Columnista

carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese