Indicadores económicos
2018-05-23

Dólar (TRM)
$2.863,24
Dólar, Venta
$2.748,00
Dólar, Compra
$2.580,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.352,28
UVR, Ayer
$257,88
UVR, Hoy
$257,92
Petróleo
US$79,80

Estado del tiempo
2018-05-24

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 13:34

Marea max.: 17 cms.

Hora: 20:31

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 4 a 7 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 A 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2018-05-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Mentiras aceptadas

JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ GALINDO

CERTIDUMBRES E INQUIETUDES

Por: JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ GALINDO

6 de Noviembre de 2017 12:00 am

Para que un Estado pueda funcionar dentro de conceptos democráticos; para que una sociedad se pueda realizar como civilizada; para que se pueda preservar la paz y realizar el Derecho, la igualdad y la Justicia, se requiere un mínimo de sinceridad, de veracidad, de lealtad, de mutua franqueza; de respeto al orden jurídico. Son valores indispensables para que se realicen las finalidades de la organización estatal, que, en los términos de la Constitución colombiana, lo son “servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo”.

El preámbulo de la Constitución señala que ella se establece “con el fin de fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo”. Nada de ello es posible sin una mínima moralidad social; sin  unas autoridades honestas; sin unos  legisladores respetuosos de sus electores; sin unos  jueces y tribunales  imparciales e independientes que hagan valer la verdad y la justicia.
Infortunadamente -contra una tradición democrática y  legalista-, Colombia -en particular su clase dirigente-  ha  venido cayendo en una progresiva pérdida de valores y principios, que se acompaña por una generalizada y perniciosa tendencia a lo que podríamos llamar “hipocresía social”, incomprensiblemente admitida por la mayoría. Se trata de la aceptación común de prácticas en realidad tramposas, pero -mediante palabras vacías- hábilmente disfrazadas de un talante ético y ajustado a  las leyes.

Es interesante ver -desde la barrera- cómo se miente en público, y cómo la audiencia sabe que se le está mintiendo, pero acepta la mentira. Gobierno, políticos, legisladores, candidatos, exguerrilleros, medios  y hasta  jueces se mienten entre sí y le mienten al ciudadano. Se oculta y se desinforma. Se promete, se jura en vano sin vergüenza, y por supuesto, se incumple y se engaña, y se vuelve a prometer. Se hace lo ilícito a sabiendas y después, si el delito es descubierto, una lastimera disculpa pública basta para alcanzar el perdón social. Para los victimarios resulta mejor posar de víctimas, y la mayoría  acepta como bueno y legal lo que se sabe que es malo para la sociedad y opuesto al Derecho. Se ha vuelto costumbre usar  términos neutros para describir actos y hechos vergonzosos. Quien delinque no dice que delinquió sino que “cometió un error”.

Lo malo de esta comedia colectiva consiste en que se miente; se sabe que se miente; quienes oyen las mentiras saben que se les está mintiendo, pero -salvo algunos tercos o aguafiestas- el conjunto de la sociedad parece sentirse bien en ese mundo de mentiras.

jgh_asist@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

BIEN DICHO

Aunque los rolos siempre han sido así, ha sido Juan Manuel Santos quien ha generalizado con su comportamiento publico, esas maneras

DECEPCION

La mayor decepción del Evolucionista: Reconocer que la humanidad ha evolucionado hacia la convivencia armónica entre los Corruptos y los Sumisos.

mentiras verdades

las mentiras bien contadas y repetidas se convierten en verdad para algunos, se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algun tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.