Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Mi elección por la coherencia

JOSÉ FÉLIX LAFAURIE RIVERA

Por: JOSÉ FÉLIX LAFAURIE RIVERA

15 de Junio de 2014 12:02 am

“No hagas ni digas nada que te impida mirarte al espejo cuando te estés afeitando”. Es un consejo de mi padre que siempre llevo presente y recordaré al depositar mi voto por lo que encarna Óscar Iván Zuluaga, algo que ya habrá sucedido cuando estas líneas lleguen a los lectores: ellos mismos habrán votado y el país habrá tomado una decisión de futuro.

La política, tan envilecida en nuestra patria, se nutre de la posición de los ciudadanos comprometidos con una visión de país expresada a través del voto. Y esa posición política individual, que favorece a uno u otro candidato, es un asunto de corazón y de convicciones, que no de personas y, menos aún, de prebendas, contraprestaciones o intereses disfrazados. Lo que pienso y lo que digo es lo que procuro hacer y, en este caso, lo que haré con mi voto.

Si Clara López dice un día ante al país que está “convencida” de que la paz no pasa por reelegir a Santos, porque él no es capaz de estructurarla, ocho días después no puede caer de bruces a gritarles a los colombianos que solo con Santos llegaremos a la paz. Si Petro, que no esconde sus aspiraciones para 2018, dice un día que Santos es un tramposo, no puede, pocos días después, desmantelar aún más el ya desmantelado Distrito Capital, y salir a entregarle su apoyo entusiasta. Si Claudia López afirma un día que “es imposible apoyar al presidente Santos” porque “no entiende nada”, está “desconectado de las regiones” y ha asaltado el presupuesto para hacerse reelegir, no puede, desde esa presunción de corrupción e incompetencia, cantar hoy su apoyo ni siquiera con el argumento de la paz. Ni qué decir del empresariado dueño de los grandes contratos y los grandes medios, que en la puerta del horno, le apuestan a preservar sus intereses, sin traumatismos.

No sé ellos, pero yo podré mirarme al espejo con tranquilidad el 16 de junio. Siempre habré ganado porque no renuncié a mis convicciones, las mismas que inspiraron mi decisión en 2010 por Juan Manuel Santos, cuando tampoco voté por una persona sino por lo que ella encarnaba.

Hoy mi credo es el mismo: el imperio de la Ley como máxima norma de convivencia y verdadera “llave” de una paz perdurable; la seguridad para todos como derecho inalienable y base para cualquier proyecto de desarrollo y de Nación; perseguir el delito en todas sus formas; el respeto a la legítima propiedad privada, la recuperación del campo como política de Estado y, por supuesto, creo en la puerta abierta a la negociación, mas no de la paz, que es un fin superior y colectivo, sino del fin de la violencia narcoterrorista, pero en el marco de la Constitución y la Ley, de la dignidad y la soberanía nacional, acordando con generosidad, es decir, dentro de un régimen de justicia transicional, la reincorporación de las Farc a la sociedad y a nuestro ordenamiento democrático, pero nunca transformar el ordenamiento a su acomodo, en contra de la Constitución y la Ley, y bajo el yugo extorsivo de las armas.

Esa fue mi elección en 2010 y me sentí traicionado. Esa es mi elección en 2014, hoy rescatada en la propuesta de OIZ, y sé muy bien que no me sentiré traicionado. Elijo por la coherencia.

*Presidente Ejecutivo de Fedegán

*josefelixlafaurie.e@jflafaurieditoriales@fedegan.org.co
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

...

...entonces Joche, esto kiere decir ke ¿no sería estup.i.do kien no cambia si las cirscunstancias cambian?...(Yo creeria ke si)...

EN POLITICA NUNCA HAY COHERENCIA

Las personas en ocasiones vemos lo que queremos ver y hasta los espejos los engañamos; mujeres bonitas que se visten de congresistas y asi se reflejan hasta que hablan, se descubre entonces en sus ojos la negrura de espíritu. Hay espejos cóncavos o convexos que distorsionan la imagen- Santos ha dado muestra de que puede retroceder y asumir el libre albedrío para desviar el camino y recomponer lo andado, ejemplo, se zafó sin que sea una traición de las cuerdas de marionetas de uribe, para encausar la guerra hacia la paz a través de acuerdos. Esto no significa necesariamente que la paz se logre pero por lo menos alguien lo intenta con optimismo. la historia esta llena de hechos de paz después de guerras, con Nelson Mandela y con Ghandi por ejemplo, cuando seguramente muchos incrédulos apostaban por la negación de las posibilidades de futuro incruento, pero necesariamente en la vida tiene que haber optimistas para que haya pesimistas, yo soy de los primeros, pienso que la inteligencia de los intelectuales debería brillar mas cuando de guiar al lector hacia hechos positivos se trate, así no se den pero, desde un punto de vista de cristiano, tendré la satisfacción de que lo intenté. Los países pelean entre si, luego se ponen de acuerdo, como Venezuela y Colombia, Árabes e Israelitas, Estados Unidos y Japón; los esposos pelean luego dialogan y después duerme juntos, en fin, porque no darle ese margen de confianza, no a santos, porque si bien es cierto que hizo parte de una estructura guerrerista, no es menos cierto, que como humano puede recomponer caminos porque los procesos sociales, económicos y políticos son cambiantes cuando son dinámicos. Como en todo: los estados a través de sus instituciones y sus dirigentes se retroalimentan en razón de sus experiencias, miran el espejo retrovisor y dinamizan una nueva forma de mirar el futuro, ocurre lo mismo en las empresas, en el Fútbol, en los partidos políticos en fin, cada instancia se le concede el derecho de cambiar su historia.

No digo que José feliz no sea

No digo que José feliz no sea coherente con su forma de entender lo que significan justicia para todos, propiedad privada, recuperación del campo y demás ideas que maneja. El problema es que esa coherencia es la que ha desembocado en lo injusto y caotico que es nuestro país. Con esa coherencia y el credo que él reivindica, el país se mantendría anclado en el siglo XlX, y mantenerse anclado, a las velocidades a las que hoy van las sociedades, sería avanzar hacia el siglo XVlll. Un retroceso imperdonable para una nación que pretende ser considerada integrada al mundo moderno.