Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Paz y constitucionalismo

JORGE TIRADO NAVARRO

Por: JORGE TIRADO NAVARRO

1 de Marzo de 2016 12:00 am

Los tribunales constitucionales han contribuido a superar momentos de alta tensión política, erigiéndose en árbitros que diseñan las reglas de juego que deben respetar los adversarios en una comunidad política.

En Sudáfrica, la Corte Constitucional jugó un rol significativo para superar el régimen del apartheid, que generó años de violencia y atrocidades protagonizadas por el Congreso Nacional Africano y sobretodo, el Estado. La Corte verificó que la expedición de la nueva Constitución se ciñera a unos principios definidos por las partes en pugna. La decisión marcó un hito: declaró inconstitucional el texto porque no protegía adecuadamente los derechos fundamentales y no preveía procedimientos especiales de reforma, al tiempo que lo envió nuevamente a la Asamblea para que enmendaran las falencias, y una vez corregidas avaló la nueva Constitución.

En 1998, la Corte Suprema de Canadá resolvió un caso difícil cuando el gobierno de ese país le consultó si la provincia de Quebec podía separarse unilateralmente de la Federación, si así lo decidía la mayoría de sus habitantes en un referendo. Ese tribunal decidió que la expresión de una mayoría política no podía desmembrar el territorio canadiense, y que por tanto no existía un derecho unilateral para separarse. Sin embargo, la Corte -en una decisión perspicaz- le dio un efecto jurídico a un eventual triunfo de los secesionistas en las urnas: obligar al gobierno federal y a otras provincias a iniciar un proceso de negociación que podría resultar en mayor autonomía para Quebec.

Así, los jueces allanaron el camino para que situaciones de transición y ruptura se adelantaran en forma pacífica y ordenada, evitando la tiranía de las mayorías y el ejercicio abusivo de los derechos por las minorías.

En Colombia, la Corte Constitucional decidirá si el plebiscito es un mecanismo idóneo para que la ciudadanía refrende los acuerdos de paz. Los críticos de ese instrumento arguyen que no es la figura apropiada, pues el plebiscito debería utilizarse solo para que el pueblo opine sobre una política o decisión particular del presidente.

La Corte podría sostener -en una decisión modulada- que la opinión ciudadana que se quiere se amolda más a la consulta popular, pues se quiere que el pueblo apruebe o rechace un asunto de transcendencia nacional como un acuerdo de paz, con implicaciones más allá de este gobierno. Así, la Corte diría no al plebiscito pero sí a refrendar mediante consulta popular. Con una decisión así, el tribunal preservaría el orden jurídico y permitiría que los acuerdos de paz se legitimen con el respaldo popular.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese