Indicadores económicos
2017-04-27

Dólar (TRM)
$2.928,07
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.189,54
UVR, Ayer
$248,99
UVR, Hoy
$249,03
Petróleo
US$49,62

Estado del tiempo
2017-04-27

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 07:32

Marea max.: -8 cms.

Hora: 11:53

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-04-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Prensa y libertad

ÓSCAR COLLAZOS

SAL Y PICANTE

Por: ÓSCAR COLLAZOS

4 de Mayo de 2013 12:00 am

Hace años circulaba en Cuba un chiste: se citaron en La Habana líderes de distintas épocas y países. Fidel Castro los reunió para hacer un balance de las conquistas revolucionarias de cada uno. Hablaron según el protocolo del anfitrión.

Sólo faltaba Napoleón Bonaparte, quien rogó ser el último. Y su intervención empezó con una calurosa felicitación a Fidel por lo que el emperador consideraba uno de los mayores logros de la revolución: el periódico Granma.

Fidel le preguntó por qué consideraba que el diario oficial cubano merecía tanto. “Porque si Granma hubiera existido en mi época -respondió Bonaparte- nadie se hubiera enterado de mi derrota en Waterloo.”

El chiste me ha servido para describir la situación del periodismo, condenado a cumplir la función propagandística de un Estado y una ideología, pero la tentación de subordinar el periodismo a los intereses de un gobierno se hace de manera indirecta en las llamadas democracias liberales. En nuestro caso, las bárbaras presiones de la criminalidad han sido más monstruosas que los intentos de restringir mediante normas legales la libertad de prensa.

A diferencia de los regímenes autoritarios, esta forma de control puede ser fiscalizada por los mismos periodistas, desde instituciones del Estado como la Corte Constitucional o desde organismos internacionales que no atiendan solamente a la lógica empresarial del ejercicio periodístico.

No es fácil encontrar el equilibrio perdido cuando un gobierno constriñe la libertad de prensa al asignarle funciones propagandísticas. El periodismo ya no es de familias regionales y partidos políticos. Se está convirtiendo en un producto de las nuevas industrias de la información y el entretenimiento. Y a las democracias les toca evitar con instrumentos legales que sean temibles monopolios.

Lo deseable sería que el periodismo y los periodistas se autorregularan y las empresas propietarias de medios tuvieran un mínimo de incidencia en las políticas editoriales e informativas. Si no es así, nace la autocensura, obedeciendo muchas veces al chantaje del hambre o el despido.                   

Formar empresas mediáticas como piezas de conglomerados poderosísimos contiene lo bueno y lo malo: una mayor profesionalización del oficio dentro de una relativa libertad de prensa y la siempre posible subordinación de ésta a intereses empresariales. No se trata, claro, de un control extremo, como el que ilustra la charla de Fidel y Bonaparte.

Se puede llegar a un relativo equilibrio mediante un contrato moral: la empresa periodística da a sus periodistas un margen de libertad que no limita con los intereses económicos de los patronos y los periodistas se olvidan, en el ejercicio de su profesión, que el medio en el cual trabajan es un poder al que deben temor u obediencia.



*Escritor



collazos_oscar@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese