Indicadores económicos
2018-10-18

Dólar (TRM)
$3.056,37
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,43
Euro
$3.523,99
UVR, Ayer
$259,80
UVR, Hoy
$259,81
Petróleo
US$80,37

Estado del tiempo
2018-10-18

marea

Marea min.: -7 cms.

Hora: 01:55

Marea max.: 20 cms.

Hora: 18:50

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 10 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2018-10-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Pura cultura narco

CARLOS VILLALBA BUSTILLO

Por: CARLOS VILLALBA BUSTILLO

Cuando se dispararon en Colombia la siembra de coca y los laboratorios para procesarla con fines de exportación, no pensamos en las consecuencias que podía acarrear la producción de narcóticos en nuestro medio. 

Creíamos que el daño era sólo para los consumidores norteamericanos, porque nuestra demanda interna era irrisoria y jamás imaginamos que crecería en las proporciones en que ha crecido.
Pero aparte del problema de salud pública que constituye meter “perico” o inyectarse heroína, un daño colateral y colectivo se desparramaba: la consolidación de la cultura narco con sus extravagancias y sus estragos, como el encarecimiento de la propiedad, las alianzas de carteles con grupos irregulares, las extorsiones y la infiltración del Estado para familiarizarlo con el crimen organizado.
Paso a paso, la cultura narco nos envolvió con la aplicación de su técnica: conseguir poder y dinero con el arte de matar o intimidar, instituyendo un Estado paralelo, departamentos paralelos, distritos paralelos y municipios paralelos. Todo lo sucedido en la política colombiana en los últimos veinte años con el revoltijo de políticos, mafiosos, guerrilleros y paramilitares, fue producto de esa amalgama siniestra.
La última perla del modelo mafioso que transformó la atmósfera social del país despuntó en Cartagena: una forma novedosa de extorsión que resultó de la conexión entre delincuentes presos en una cárcel de Bucaramanga e intermediarios de aquí, que comenzaron intimidando gente de los barrios populares, a través de sus teléfonos fijos, para ir subiendo de estrato en la medida en que el éxito inicial aconsejara el tránsito del asalariado de Blas de Lezo al mayorista de Bazurto o al industrial de Mamonal.
Por suerte, el gobierno distrital reaccionó y obtuvo financiación para redoblar las labores de inteligencia, las ofensivas policiales y las medidas de choque contra el microtráfico. El combate tendrá que sostenerse con pie de fuerza y dotación, no hay duda, pero complementándolo con una inversión social que mitigue el veneno de esa cultura, mientras los EE.UU. y los organismos internacionales se convencen de que hay que cambiar de estrategia contra la droga.
La Cartagena que hemos promocionado como destino turístico inigualable en Colombia no podía sustraerse del influjo de “estos hombres de honor” que adquirieron su nueva identidad reviviendo el teléfono fijo. ¿Qué ocurrirá si lo utilizan con los huéspedes de los hoteles de lujo?, ¿o con el cachaco rico que tiene casa colonial en el centro?, ¿o con el inversionista que adquirió tierra en el anillo vial para un desarrollo urbano de caché?
Veo al Concejo dejando de menudear con el clientelismo y ocupándose de escribir su más vívida página elaborándonos una política pública de seguridad.
Columnista
carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese