Indicadores económicos
2017-11-25

Dólar (TRM)
$2.976,39
Dólar, Venta
$2.833,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.535,05
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$58,85

Estado del tiempo
2017-11-25

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 00:11

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-11-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

¡Que Trum-Pa!

ALCIDES ARRIETA MEZA

Por: ALCIDES ARRIETA MEZA

11 de Noviembre de 2016 10:16 am

La victoria de Donald Trump fue una potente trompada que tomó por sorpresa a muchos que esperaban el triunfo de la candidata por el Partido Demócrata, Hillary Clinton. Estas victorias no deberían sorprender al mundo por cuanto en la lucha por el poder estos sucesos se han venido produciendo, tanto en el contexto nacional, local e internacional.

Lo acontecido en los Estados Unidos ha sucedido y sigue sucediendo en Colombia y otros países; en Guatemala, por ejemplo, ganó la presidencia Jimmy Morales, un comediante. Esto acontecimientos son productos de una sociedad que está cansada que ganen los mismos con las mismas malas mañas.

Lo grave de todo ello es que quienes se alzan con las victorias electorales, en momentos en que pocos creen en los actores tradicionales de la política, son quienes aparecen como candidatos independientes, ( tal vez lo son ), pero, con el trascurrir de la campaña son capturados por las mismas mafias y estas, al final son las que resultan ganadoras, en cuerpo ajeno.

Estas experiencias negativas eternizan los malos gobiernos, destrozan la calidad de la vida; por ello la sociedad no descansa, sigue en la búsqueda de un mesías o de un salvador que alivie sus dolencias socio económicas  y modifique el actual caótico estado de cosas. Sin embargo creemos, que el mundo no requiere de un mesías sino de liderazgos colectivos, sin desconocer la incidencia e importancia de liderazgos individuales.

En efecto, vivimos en territorios devastados por la corrupción estatal, por la iniquidad, por la inseguridad, por el desempleo, la exclusión y la descomposición ético-social, problemas generados por algunos personajes que han estado al frente de los gobiernos por décadas, corresponsables del actual estado de cosas. De allí, que ante el despecho político, la comunidad vote por quién represente los ¨vientos de cambio¨.

La sociedad de hoy vive en zozobra, se siente arruinada. Por eso acude a estos personajes para que por lo menos le ayuden a conservar algunos derechos y a conquistar otros. El plato está servido en un contexto en donde reina la desinformación y el analfabetismo político funcional. En ese contexto la manipulación mediática producirá los resultados esperados, ganarán los mismos de siempre.

La historia se repite y es probable que se siga repitiendo, sino se promueven escenarios de formación ético-política, que potencialicen el ejercicio de la ciudadanía a efectos de crear condiciones objetivas y subjetivas para el ejercicio de la democracia.

La victoria de Trump hace parte de ese entramado, con sus intrínsecos matices. Éste aprovechó el escenario para crear confusiones, acudió a los inmigrantes a los que convirtió en enemigo del pueblo americano, utilizó el miedo, para presionar a sus votantes, usó el odio, como base de reacciones emocionales. “Marica el último”,  dijo Freddy Machado, presidente de Asonal.

La estrategia resultó perfecta, la táctica genial. Los asesores de Trump elaboraron un plan audaz, un lenguaje políticamente insurrecto, impensable en la política norteamericana; una campaña sucia, (tal vez muy pocas son limpias). También se refirió a los problemas de siempre, invocó el patriotismo, (hizo votar en masa a los blancos americanos), atacó a la corrupción de los políticos partidos tradicionales, aunque representa a uno de ellos: El Republicano. Trump confundió, mintió convenció y ganó.

“La democracia en ese contexto se convierte en todo un disfraz, atada a la primera de todas las fuerzas que dirige el mundo: la mentira”, asegura J Revel.

Por cuanto por la vía democrática los mafiosos se vuelven a hacer al botín del voto que perpetúa la estructura delictiva de robos, crímenes y el control del territorio, siendo la democracia, en muchos casos, nada más que una herramienta delincuencial. “La partera de la estupidez”, como dice Ana María Ruiz Perea en la Revista semana.

Adenda: Las crisis son generadoras de cambio para bien o para mal. El pueblo comete errores, pero es sabio y sabe corregirlos.

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese