Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-22

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-22

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:33

Marea max.: 12 cms.

Hora: 08:05

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Rodrigo Janot, en Brasil

DARÍO MORÓN DÍAZ

Por: DARÍO MORÓN DÍAZ

17 de Septiembre de 2016 12:00 am

Rodrigo Janot es el procurador en Brasil, cargo que ejerce con rigor encomiable contra la corrupción que ya es silvestre en esa nación. El procurador Janot, que no debemos confundir con el procurador ilegal de estos últimos años en Colombia, se ha encargado de llevar a los tribunales, a los diputados corruptos de la Cámara comprometidos sobre todo, con la operación “Lava Jato”, en Petrobras. Janot logró un excelente resultado en su función de depuración con la destitución e inhabilitación, y la decisiva intervención de la Corte Suprema, de Eduardo Cunha, un personaje tenebroso, de una de las tantas sectas político-religiosas de Brasil. Cunha desde la Presidencia de la Cámara instrumentó el juicio contra la presidenta Dilma Rousseff. Vale la pena glosar, que es increíble que la gran nación brasileña haya caído en ese estado de corrupción por la existencia de esos fanáticos de las sectas incrustados en agrupaciones político-religiosas.

En la Cámara de diputados del Brasil, cohabitan sin el menor rubor una cáfila de diputados sin ética política pero con un excesivo fanatismo religioso. Hace unos meses la televisión los mostró pronunciando frases baladíes con votos dedicados a familiares, a Dios y a un torturador de la dictadura para justificar su voto en el juicio político a Dilma Rousseff, a la vez desconocían, olímpicamente, la Constitución política; ese era el panorama denigrante de la cámara presidida por Eduardo Cunha.

Es menester señalar que Cunha fue acusado de lavado de dinero y evasión fiscal, con cuentas en bancos suizos no declaradas, con millones de dólares sin explicar de dónde salieron. En la mira de Rodrigo Janot, el eficaz perseguidor de la corrupción, están otros farsantes de las sectas político-religiosas: Renan Calheiros y Romero Juca.

En Brasil la conspiración logró instalar en la presidencia al vicepresidente Michel Temer, otro corrupto comparable a los anteriores, por ello se prevé un ambiente de confrontación en una mescolanza plagada de signos de fanatismo religioso y ausencia de filosofía política. Fernando Lúcio Giacobo, un diputado del evangélico Partido de la República, ocupa la vicepresidencia de la Cámara y Waldir Maranhão, “con más prontuario que currículum”, es el nuevo presidente de la Cámara.

A manera de corolario ese crítico panorama amoral brasilero ojalá no haga metástasis en Colombia, donde ya se vislumbran signos alarmantes, inclusive en el Congreso una senadora se arroga la ideología liberal de Rafael Uribe Uribe, López Pumarejo y Gaitán, para sin rubor propalar prácticas fanáticas contrarias a la Constitución colombiana. Las colectividades políticas deben vacunarse contra el cáncer del fanatismo político-religioso que es contrario a la Democracia.

*Exdirector de El Universal. Académico de Medicina e Historia.
dmorond@gmail.com
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese