¿Tiene futuro la salud?

01 de mayo de 2010 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tal como estaba previsto, la Emergencia Social no pasó el examen en la Corte Constitucional. Los magistrados negaron, unánimemente, la existencia de hechos sobrevinientes. El colapso del Sistema de Seguridad Social en Salud fue ocasionado por la Ley 100, que permitió que la salud fuese convertida en un negocio, con intermediarios que se lucran, medicamentos caros y deficiente atención al paciente, hoy convertido en usuario. La crisis en la Salud fue posible en razón a que se permitió la prevalencia de elementos ajenos a lo fundamental: la salud del paciente. En el mismo contexto los decretos dictados por el Gobierno basados en la Emergencia Social, interferían con las decisiones de los médicos y los recursos de las Instituciones Prestadoras de Salud, pero no se refirieron a los administradores de los mismos, las EPS, que se quedan con el 30 por ciento de la plata. Dos de esas empresas aparecen clasificadas entre las 30 más grandes, una con utilidades que superan los 120.000 millones de pesos, es decir un aumento de 184 por ciento respecto a 2007. No obstante el Gobierno argumentó la falta de recursos, aunque existen: 5 billones invertidos en TES, 1,6 billones en subcuenta de compensación y 4,4 billones en las otras subcuentas del Fosyga. ¿Por qué no se utilizaron en la Salud? Pero ante el hecho cumplido y definido en buen momento por la Corte cabe preguntarse: ¿cuál será el futuro de la Salud? ¿Qué propondrá el nuevo gobernante que llegue a la Presidencia? ¿Abandonará definitivamente la camisa de fuerza de la Ley 100, generadora de todo este desastre o intentará aplicar paños de agua tibia y sostener la estructura existente? Este gobierno defendió tozudamente la Ley 100 a pesar de su ineficacia e inoperancia. Algunos candidatos están bien orientados, otros, sin embargo, hablan de la bondad del sistema debido a que existen 22 millones de afiliados. Ante tal afirmación el candidato Gustavo Petro, en un debate televisivo, ripostó que esa era “la lista de espera para recibir ibuprofeno”. Es incuestionable ante el desastre ocasionado por la Ley 100 que el esquema de salud en Colombia debe cambiarse. Debe crearse nuevamente el Ministerio de Salud y orientar el sistema de seguridad en salud a la prevención. La medicina preventiva en la familia, el hogar, resulta al final mejor que tratar a los enfermos en los hospitales y clínicas. Esa medicina debe ser manejada por grupos científicos, encabezados por los médicos. Se requiere de ese sistema universal en salud, que cobije a toda la población. No es una utopía, como piensan los conformistas de este país y defensores de la comercialización, sino un sistema que ya existe en Costa Rica, Brasil, Canadá, Francia, Inglaterra, España, los países escandinavos y en los Estados Unidos ahora el presidente Obama ha logrado ese avance importante. La crisis de la Salud precisa una reforma sustancial buscando la racionalidad social en la salud, la justicia y la equidad. No hay ninguna razón para mantener La Ley 100, que en quince años ha mostrado profundas falencias y finalmente generó la crisis actual. *Médico Cardiólogo. Ex Director de El Universal. Académico de Número de la Academia Nacional de Medicina, de la de Cartagena y de la de Historia. MOROND@telecom.com.co

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS