Indicadores económicos
2018-09-22

Dólar (TRM)
$3.006,96
Dólar, Venta
$2.805,00
Dólar, Compra
$2.705,00
Café (Libra)
US$1,25
Euro
$3.535,88
UVR, Ayer
$259,52
UVR, Hoy
$259,53
Petróleo
US$78,74

Estado del tiempo
2018-09-22

marea

Marea min.: -3 cms.

Hora: 04:07

Marea max.: 19 cms.

Hora: 21:16

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2018-09-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Un frágil cerrojo

JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ GALINDO

Por: JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ GALINDO

3 de Julio de 2017 12:00 am

Es comprensible que las partes en el Acuerdo Final de Paz -el Presidente y las Farc- se preocupen por el respeto futuro de su contenido, y de sus cláusulas, obligaciones y derechos allí contemplados.

Es una preocupación legítima, en cuanto, tras más de medio siglo de  enfrentamiento armado, hay una gran fragilidad de los pactos y una justificada desconfianza de parte y parte, dadas las experiencias del pasado, y lo que quisieran los firmantes, como la mayoría de los colombianos, sería una mayor solidez y certeza en torno a que lo acordado será cumplido. De allí que, mediante el Acto Legislativo 02 de 2017, aprobado por el Congreso vía “Fast track”, se haya buscado “blindar” las estipulaciones  logradas y las normas constitucionales y legales que las desarrollan, es decir, dotarlas de una protección constitucional especial.

Eso lo entendemos si lo que se quiere es explicar el origen y el sentido de la mencionada reforma de la Constitución que está sujeta a la revisión de la Corte Constitucional.

Pero un principio ético y jurídico fundamental enseña que el fin no justifica los medios. La aludida  explicación no sirve para justificar, a la luz de la Constitución, ni según  las competencias del Congreso, que los actuales titulares de las funciones legislativas y de reforma constitucional hayan invadido -por iniciativa del Gobierno-  la órbita competencial de los futuros gobiernos y congresos para recortarles arbitrariamente sus facultades y para prohibirles que, si así lo quieren en el futuro, deroguen, adicionen o modifiquen las normas hasta ahora aprobadas y en vigencia, como implementación del Acuerdo de Paz.

Los gobernantes y legisladores de hoy no pueden comprometer, obligar, ni atar  a los futuros gobernantes y legisladores. Quienes sean elegidos para los períodos legislativos y gubernamentales que vienen en los próximos doce años gozarán de la totalidad de sus atribuciones. No de unas atribuciones menores o de inferior rango respecto a los actuales titulares del poder público. No de unas atribuciones recortadas o minusválidas.

En ese orden, considero que el gobierno y el congreso cuyos mandatos expiran en 2018 deben cumplir lo acordado con las Farc  y expedir, en el ámbito de sus competencias -dentro de la Constitución- las normas de implementación indispensables. Pero no les es dable atar a quienes los sucedan, porque ello es imposible. Y los nuevos pueden inclusive derogar el  Acto Legislativo citado -un frágil cerrojo- y los demás que se expidan.

jgh_asist@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese