Un premio histórico

05 de marzo de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El historiador Simón J. Vélez, en 1915, pergeñó un ensayo: “Martirio de Cartagena” y obtuvo un premio de la Academia de Historia de Cartagena, ese trabajo aparece en la última compilación del Boletín de la Historia de la Academia. Relata Vélez los eventos previos al sitio de Pablo Morillo y los conflictos entre el Libertador Simón Bolívar y las autoridades de Cartagena. Los protagonistas principales fueron: el Libertador, José M. García de Toledo, Manuel del Castillo y Rada y los hermanos Germán y Vicente Gutiérrez de Piñeres. Citaré entre  comillas algunos de esos episodios de ingrata recordación.

“En marzo ocupó el Libertador a Mompox con sus fuerzas, donde fue recibido con entusiasmo. Desde allí solicitó auxilios a las autoridades de Cartagena para continuar su marcha, negándose estas, con pretextos fútiles, y a pesar de reiteradas súplicas del Libertador, a entregar armamento alguno a las tropas de la Unión. Comienza aquí la página más sombría de la Historia de Cartagena. Desavenencias personales entre el General Castillo y el Libertador primaron en el espíritu de los Jefes que mandaban en la plaza, y tuvieron consecuencias funestas para la causa de la independencia”…Bolívar tratando de obligar a las autoridades a suministrarle la ayuda impuso un sitio a la ciudad, pero fracasó en su intento, por lo cual decide, el 8 de mayo, abandonarla y viajar a Jamaica…

“El día 12 de agosto salió el general Morillo con sus tropas para Cartagena. Desde mediados de julio se tenían sospechas en esta ciudad que la expedición se dirigía hacia la plaza; parece que un buque inglés que tocó primero en Santa Marta confirmó la noticia. No había, sin embargo, temor alguno, pues se tenía la ciudad como intomable por la confianza exagerada en sus murallas”…Actitud poco realista y reveladora de desconocimiento de las estrategias de la guerra…

“A pesar de tener el enemigo enfrente no cesaban los cartageneros en sus disensiones internas, que tan fatales fueron a la consolidación de la República. El 17 de octubre en pleno sitio, la guarnición por motivos pueriles destituyó a Castillo y lo reemplazó por el general venezolano José Francisco Bermúdez, quien habíase escapado de Margarita en abril al aproximarse las fuerzas realistas”…

“A su entrada a la ciudad encontraron los españoles los siguientes elementos de guerra: 366 cañones de diferentes calibres, con sus municiones correspondientes, 9.000 bombas de 7 y 14 pulgadas, 3.888 fusiles, 100 carabinas, 760 sables, 3.440 quintales de pólvora en barriles, 4.787 cartuchos de cañón de varios calibres, 135.000 cartuchos de fusil, 200.000 piedras de chispas”….¡Parece inconcebible que ese armamento no hubiese ayudado a defender a Cartagena y a la Nueva Granada!

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS