Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Ya visto

JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ GALINDO

CERTIDUMBRES E INQUIETUDES

Por: JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ GALINDO

15 de Febrero de 2016 12:00 am

A propósito de las más recientes sentencias de la Corte Constitucional, en especial el fallo de tutela que amparó los derechos fundamentales  de la comunidad indígena wayúu al territorio colectivo, la consulta previa y la autonomía jurisdiccional,  dejando sin efectos cinco resoluciones del Incoder que adjudicaron irregularmente varios predios de su territorio, y la de constitucionalidad que recayó sobre la Ley del Plan de Desarrollo y declaró inexequible la explotación minera en los páramos colombianos, no han faltado los críticos que, en medios de comunicación y de manera irresponsable, han tildado a la Corte de abusiva, “por haber entrado -dicen ellos- en los terrenos propios del Congreso, y por legislar, afectando la economía y poniendo en riesgo la inversión extranjera en Colombia”.

No es la primera vez que lo hacen quienes ignoran el concepto mismo de Constitución, el papel que cumple el tribunal constitucional, los compromisos internacionales de Colombia y el carácter prevalente de los derechos fundamentales y del interés general, por encima del puramente particular, en especial el de contenido económico.

Cuando en 1999, siendo magistrado de la Corte Constitucional quien esto escribe, declaramos inexequible el sistema UPAC, o condicionamos la exequibilidad de la UVR; o  la capitalización de intereses (anatocismo) y la inclusión del factor DTF en las obligaciones derivadas de los créditos de largo plazo para vivienda, llovieron sobre los integrantes de la Corporación rayos y centellas. Nos dijeron que estábamos legislando; que nos asemejábamos a gatos encerrados en una cristalería; que atentábamos contra la seguridad jurídica (de los bancos); que no sabíamos nada de economía;  que lesionábamos la autonomía del Gobierno y del Congreso, y que, por favorecer a los pobres, arriesgábamos la estabilidad de todo el conjunto de la población. Alcanzaron a proponer que la Corte Constitucional no estuviera integrada por abogados sino por economistas  y calculistas que midieran “el impacto” de los fallos.

Cuando, en fallos de tutela, ordenamos por primera vez que el Estado protegiera a los desplazados; que hubiera plena cobertura en materia de salud, que el salario mínimo permitiera a los trabajadores conservar de un año a otro el poder adquisitivo de la moneda; que se repitieran procesos judiciales racaídos sobre el homónimo equivocado; que se  estableciera un sistema razonable de protección de la salud  para los reclusos, o que las muchachas del servicio doméstico tuvieran derecho al descanso, no fueron pocos los gritos en e cielo, la rasgadura de costosas vestiduras. Y antes, los enemigos de la Corte, mediante “narcomico”,  quisieron  beneficiar a los traficantes de drogas; y, por causa de fallos de inexequibilidad de la Conmoción Interior o la Emergencia Económica, un sector de congresistas propuso la supresión de ese alto tribunal.

jgh_asist@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese