Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Absoluciones de poder

Hasta hace algún tiempo, el descubrimiento de “indelicadezas” en el ejercicio de funciones públicas tenía como consecuencia inmediata la renuncia de los funcionarios implicados. Con ello se pretendía dejar en libertad a los investigadores para que cumplieran sus indagaciones, evitarle complicaciones de imagen al Gobierno, o por dignidad personal.

Bajo este Gobierno tales consideraciones fueron revaluadas y salvo contadas excepciones, las revelaciones sobre hechos de corrupción e inclusive de crímenes cometidos por servidores del Estado, han servido como herramienta para “atornillar” en sus cargos a los acusados, quienes se cubren con el manto protector que sistemáticamente les tiende el Presidente de la República.
Basta con recordar que a pesar de la gravedad de lo ocurrido en el DAS, su ex director, Jorge Noguera, contó con la protección incondicional del Gobierno y era públicamente “absuelto” de las acusaciones en su contra por el primer mandatario, mientras que las investigaciones de la Fiscalía encontraban más evidencias de aberrante criminalidad institucional.
Los siguientes escándalos de esa entidad, relacionados con persecuciones y “chuzadas” ilegales, terminaron por generar su carta de defunción, sin que el verbo renunciar se conjugara entre los responsables de los delitos.
La masacre de jóvenes inocentes, para ser presentados como guerrilleros caídos en combate, conmocionó al país, trascendió las fronteras y dejará en la historia la macabra huella de los “falsos positivos”, pero los generales conservaron sus rangos y el entonces Ministro de Defensa salió ungido como eventual candidato presidencial.
Las revelaciones sobre las grandes extensiones de tierras en Carimagua, destinadas a campesinos víctimas del desplazamiento forzado, pero entregadas a potentados del agro, lejos de ruborizar y hacer renunciar al entonces Ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, lo catapultaron igualmente a su precoz y arrogante candidatura.
En esa misma cartera se descubrió recientemente la escandalosa feria de subsidios de Agro Ingreso Seguro, justamente entre quienes no los necesitan, incluyendo familiares de temidos paramilitares, funcionarios de alto rango y reinas de belleza, entre otros, pero las renuncias no solo brillan por su ausencia, sino que el manto protector presidencial vuelve a cubrir a los implicados.
La enorme concentración de poder lograda por el Presidente Álvaro Uribe y el innegable respaldo popular conquistado con audacia mediática, no solo se traduce en posibilidades de reelección indefinida del mandatario, sino en la distribución de indulgencias, a quienes bajo su sombra han cometido toda suerte de desafueros.
Las extralimitaciones del poder no solo se quedan en absoluciones a la medida y máxima protección a los corruptos, sino que se les confecciona con recursos del Estado, grandes lavatorios de imagen, como el pasado Consejo Comunal, convertido en un insulto en vivo y en directo a la sensatez.
Si la fe ciega que muchos colombianos profesan por convicción o por inercia al Jefe del Estado permite validar tales absoluciones, el país habrá llegado en materia de dignidad a un punto de no retorno y a una nueva era de corrupción mayoritariamente admitida.

*Trabajador Social y periodista, docente universitario, asesor en comunicaciones.

germandanilo@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

. yo le vote al presidente

. yo le vote al presidente uribe en la primera eleccion y lo hice pensando que iba a cerrar el congreso y que le iba a dar duro a la corrupcion, por el contrario se unio a ella.uno vota por un candidato y espera que haga las cosas lo mejor posible pero por votar por ese candidato no puede convertirse en idiota util de su corrupcion, la economia colombiana para los proximos años va estar mal y vamos a tener la tasa de desempleo mas alta de america, seguridad democratica no es lo unico que necesita el pais un tercer mandato de uribe seria un desastre para el pais

German Danilo, ya el señor

German Danilo, ya el señor que esta metido en el palacio de Nariño ha demostrado que no tiene la màs minima gota de Etica, Dignidad ni Moral... y que se deja para las persona que conforman su gabinete y peor para sus electores y/o reelectores convertidos en los propios macos convencidos de la bondad del mandatario.