Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Alcaldadas sin límite

Los estudiantes de la Universidad Tecnológica, trabajadores de Tenaris y habitantes de ese sector vital de Cartagena, pagaron los platos rotos de la alcaldada del burgomaestre de Turbaco, al prohibir la circulación libre de buses por la “trocha” que pasa por allí (la debe reparar ese municipio), como retaliación a la aplicación, por parte del DATT, de un Decreto Nacional expedido hace 9 años que obliga a los buses intermunicipales llegar a las terminales de transportes en todas las ciudades.

La impotencia de los afectados, obligados a caminar grandes distancias, desnuda la necesidad que tiene Cartagena de armonizar sus políticas de ordenamiento territorial, movilidad, inversión social e infraestructura, con los municipios cercanos que le sirven de “ciudad dormitorio”: Turbaco, Turbana y Arjona.
Es imperativo crear con ellas un área metropolitana (AM) bien definida, como tiene Medellín desde 1980; Bucaramanga (1981); Barranquilla (1981); Cúcuta (1991); Pereira (1991); Valledupar (2005); y otras reconocidas pero no configuradas: Bogotá, Cali, Popayán, etc.
La Ley Orgánica de Aéreas Metropolitanas (1994) exige a los municipios que pretendan ser integrados alrededor de un municipio núcleo o metrópoli, Cartagena en este caso, estar “vinculados entre sí por estrechas relaciones de orden físico, económico y social; y que requieran una administración coordinada de su desarrollo y racional prestación de sus servicios públicos”. Lo cumplen, con creces, los 3 municipios mencionados.
Para evitar la alcaldada de Curi en 1998, que pretendió crear una AM absurda que uniría a Cartagena con 10 municipios tan lejanos como Mahates y Marialabaja, esta vez el proceso debe ser responsable. Aquel embeleco iba acompañado de una sobretasa predial del 2 por mil para pagar su funcionamiento (las AM son burocráticas). Por fortuna no prosperó (sólo votó a favor 3,8% del censo electoral).
Otra condición “sine qua non” para una AM es que todos los municipios tengan similar madurez política: difícil cumplirlo en alcaldías y concejos de poblaciones pequeñas, tan vulnerables a ser cooptados por políticos corruptos y personajes poderosos con intereses particulares en tierras, contratación pública, etc.
La jugada reciente de Turbana, al pretender captar los tributos de las empresas más importantes de Mamonal (si fallan a su favor), ¿es un “hecho aislado” o una estrategia de aquellas fuerzas oscuras? Sería ridículo que un municipio con escasos 18.000 habitantes se quede con los tributos que beneficiarían más de un millón de cartageneros por una alcaldada, ¿patrocinada?
En la práctica, las AM buscan “borrar” los límites territoriales, armonizando la planeación, inversiones y políticas públicas para asegurar un crecimiento ordenado y monolítico, sin canibalismos entre los municipios conurbados.
Ahora bien, si Turbana, Turbaco y Arjona se avispan, y expiden sus propios Estatutos Tributarios con tasas muy inferiores a las de Cartagena, Planes de Ordenamiento Territorial “dadivosos”, normatividad ambiental más laxa y elimina las sobretasas, podríamos repetir la experiencia de Bogotá, que perdió en los últimos años miles de millones de pesos por la relocalización de industrias hacia municipios cercanos, más atractivos para vivir y crear empresas… por el efecto búmeran de una alcaldada de la metrópoli.

*Ing. Civil y MBA, Directivo Empresarial

restrepojaimea@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Le ha dado duro a este

Le ha dado duro a este `contribuyente` la propuesta del estatuto tributario. Ya no sabe por donde hablar de èl y de sus autores. Si al comienzo, si al final, si en la mitad de sus artìculos. Si la semana entrante escribe sobre la conquista del espacio, nos contarà que la alcaldesa de la luna está generando un clima atractivo para los negocios, gracias a eso que tanto a él le gustan: las `dádivas. Que pilas Cartagena, que las empresas se van a pasar por allá. Como le duele la tierrita a este señor.

Buenos días Jaime Tocaste dos

Buenos días Jaime
Tocaste dos temas en uno. Lo del transporte interurbano debería seguir como antes hasta que haya vías y Transcaribe entre en operación: fue una embarrada de la alcaldesa aplicar precisamente ahora esa Ley.
Y lo del AM, es una excelente idea que debe ser desarrollada con un criterio distinto al de seguir apropiandonos de los dineros que "tal vez" pertenecen a otros municipios.. Podríamos tener también a Pontezuela y Bayunca (pa allá va la ciudad por lado y lado) y los respectivos sistemas de transporte (tren de cercanías).
No obstante el mecanismo previsto por la Ley para crear las AM hace difícil su creación. Hay.que trabajar en eso.

La voracidad tributaria del

La voracidad tributaria del Distrito puede llevar a que sucedan cosas como estas que plantea el columnista, pero cosas peores pueden ocurrir.
Hay rumores sobre "respuestas" legales a cosas que asustan de nuestra Cartagena, especialmente en asuntos tributarios, de POT, ambientales, o sobretasas, que además de relocalizaciones de empresas, pueden añadirse escisiones o nuevos ordenamientos limítrofes.
Una actitud altiva e indiferente de nuestra ciudad ante los municipios o inclusive hacia a los corregimientos mirados como "hijos olvidados" no es la que debemos mantener.

La voracidad tributaria del

La voracidad tributaria del Distrito puede llevar a que sucedan cosas como estas que plantea el columnista, pero cosas peores pueden ocurrir.
Hay rumores sobre "respuestas" legales a cosas que asustan de nuestra Cartagena, especialmente en asuntos tributarios, de POT, ambientales, o sobretasas, que además de relocalizaciones de empresas, pueden añadirse escisiones o nuevos ordenamientos limítrofes.
Una actitud altiva e indiferente de nuestra ciudad ante los municipios o inclusive hacia a los corregimientos mirados como "hijos olvidados" no es la que debemos mantener.

La voracidad tributaria del

La voracidad tributaria del Distrito puede llevar a que sucedan cosas como estas que plantea el columnista, pero cosas peores pueden ocurrir.
Hay rumores sobre "respuestas" legales a cosas que asustan de nuestra Cartagena, especialmente en asuntos tributarios, de POT, ambientales, o sobretasas, que además de relocalizaciones de empresas, pueden añadirse escisiones o nuevos ordenamientos limítrofes.
Una actitud altiva e indiferente de nuestra ciudad ante los municipios o inclusive hacia a los corregimientos mirados como "hijos olvidados" no es la que debemos mantener.

La voracidad tributaria del

La voracidad tributaria del Distrito puede llevar a que sucedan cosas como estas que plantea el columnista, pero cosas peores pueden ocurrir.
Hay rumores sobre "respuestas" legales a cosas que asustan de nuestra Cartagena, especialmente en asuntos tributarios, de POT, ambientales, o sobretasas, que además de relocalizaciones de empresas, pueden añadirse escisiones o nuevos ordenamientos limítrofes.
Una actitud altiva e indiferente de nuestra ciudad ante los municipios o inclusive hacia a los corregimientos mirados como "hijos olvidados" no es la que debemos mantener.

La voracidad tributaria del

La voracidad tributaria del Distrito puede llevar a que sucedan cosas como estas que plantea el columnista, pero cosas peores pueden ocurrir.
Hay rumores sobre "respuestas" legales a cosas que asustan de nuestra Cartagena, especialmente en asuntos tributarios, de POT, ambientales, o sobretasas, que además de relocalizaciones de empresas, pueden añadirse escisiones o nuevos ordenamientos limítrofes.
Una actitud altiva e indiferente de nuestra ciudad ante los municipios o inclusive hacia a los corregimientos mirados como "hijos olvidados" no es la que debemos mantener.

La voracidad tributaria del

La voracidad tributaria del Distrito puede llevar a que sucedan cosas como estas que plantea el columnista, pero cosas peores pueden ocurrir.
Hay rumores sobre "respuestas" legales a cosas que asustan de nuestra Cartagena, especialmente en asuntos tributarios, de POT, ambientales, o sobretasas, que además de relocalizaciones de empresas, pueden añadirse escisiones o nuevos ordenamientos limítrofes.
Una actitud altiva e indiferente de nuestra ciudad ante los municipios o inclusive hacia a los corregimientos mirados como "hijos olvidados" no es la que debemos mantener.