Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Alexitimia

Durante la década de los 50 y 60 del pasado siglo, los psiquiatras Peter E. Sifneos y John C. Nemiah, del Beth Israel Hospital, en Harvard, vieron que ciertos pacientes con trastornos psicosomáticos tenían muchas dificultades para hablar de sus emociones.

Su semblante era inexpresivo, se sentaban de forma rígida, apenas gesticulaban, y no introducían cambios en el tono de voz. En 1972, Sifneos acuñó el término alexitimia para designar estas características (a: carente de; lexi: palabra; tymos: emoción), y a quienes las reunían, como alexitímicos.
Con el tempo el término se ha hecho extensivo a quienes logran congelar las expresiones faciales para no dejar ver los sentimientos ni las emociones, y engañar, como los jugadores del póker, a sus semejantes.
Contaba Carlos Barrios Angulo (q.e.p.d) en una de sus entrañables columnas en El Universal de Cartagena, que un importante psicólogo americano había logrado demostrar mediante comparaciones entre razas e individuos con diferentes desarrollo social e intelectual, que las expresiones faciales cuando manifestaban emociones como el placer, la tristeza, la melancolía o los celos, entre otras, eran universales.
Ni se necesitaba un riguroso y extenso estudio para llegar a esta conclusión, pues observando con actitud científica a nuestros semejantes, identificamos en ellos ciertos patrones de expresión facial, para sonreír, llorar, protestar: esos patrones conforman en sí mismos un lenguaje más rico, sincero y primitivo que el escrito o el oral.
Sin embargo no contaban los investigadores con la habilidad humana, esa si superior mientras mayor sea el grado de desarrollo, de ocultar las emociones y las manifestaciones faciales de las mismas; ni con una habilidad aún más desarrollada de expresar facialmente exactamente lo inverso de lo que se siente: amor en lugar odio; alegría en lugar de tristeza; admiración en lugar de envidia; lealtad en lugar de traición; apatía en lugar de deseo (o viceversa); altruismo en lugar de mezquindad; o sinceridad cuando se miente, entre muchas más.
Y sin que esa fuera la intención, estas reflexiones lo arrastran a uno al campo de la política, porque es allí donde todas estas cosas se maximizan. Por ejemplo, con el caso de Honduras se ha ejemplarizado una vez más, todo lo que es posible hacer con la democracia cuando sus políticos son alexitímicos: se llega al poder mediante engaños, y una vez en él no se hace nada de lo prometido, o se hace exactamente lo inverso.
Aunque no saber qué hacer pudiera ser una explicación a ese comportamiento, es poco probable que todo se deba a la improvisación (casos de Cuba y Venezuela), y no a una detallada planeación de los medios (la democracia) y los fines (su abolición).
A juzgar por lo que sucede en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y ahora Honduras, esa es la nueva estrategia de la izquierda en el continente: establecer una dictadura usando la democracia (cambiando la constitución) y sobre ella el comunismo, un régimen tan impopular que requiere del totalitarismo para sostenerse.
Habrá que estar muy atentos en las próximas elecciones para identificar a los alexitímicos políticos, y no dejarse engañar por esa nueva especie que expresa con sus palabras y con todo su cuerpo, lo contrario de lo que realmente piensan.

*Ing. Electrónico, MBA, Ex Superintendente (Pensionado) Electricaribe.

myances@msn.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Y porque esperar las próximas

Y porque esperar las próximas elecciones, si el pais a lo largo y ancho esta repleto de esas caras en la poítica y hasta en la prensa los ve uno como se van acomodando. Bueno tambié lo llaman sobrevivir, defender la cuchara, marica el último, el vivo vive del bobo, esa plata es del gobierno......etc...ojo no vendan la conciencia y la dignidad que es lo último que nos queda por defender ante tanto bandido.

Pues tiene razón, Uribe antes

Pues tiene razón, Uribe antes de su primer mandato dijo que no aspiraba a ser reelegido, y ya va para la segunda. Se presentó como el candidato anticorrupción, y cada semana tenemos un escándalo distinto. Usted tiene razón, y los hay de todos los colores.

en colombia han hecho reforma

en colombia han hecho reforma a la constitucion para favorecer al presidente 27 veces y se ha hecho elecion de contralor procurador y por poco, menos mal que la corte S justicia es independiente y se a parado firme con la selección del fiscal, un congreso poco independiente, mejor dicho la debacle o la de shakira mas bien la ley del embudo AIS si todo esto fuera en hondura que hubiera pasado.

Interesante el artículo del

Interesante el artículo del columnista, donde relaciona la alexia agnóstica (trastorno neuropsicológico) con el engaño (capacidad y habilidad desarrollada). Es una forma más de mirar el trasfondo político del aprovechamiento y el interés personal.