Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-23

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-23

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:38

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Amira y Jesús David (Q.E.P.D.)

El 27 de noviembre, el velero británico “Kersti”, de 50 pies, emitió un “Mayday” (señal internacional de emergencia) por una filtración de agua a 50 millas de Cartagena. La pareja de ocupantes fue rescatada poco antes de ver hundir su embarcación.

Días después, un helicóptero que era de Pablo Escobar, trasladó a una turista enferma, de un crucero al hospital (irónico salvar vidas con el legado de semejante asesino). Fue la tercera maniobra similar realizada en 2009 por la Fuerza Naval del Caribe.
Estos operativos exitosos hablan bien de la capacidad de respuesta de nuestra Fuerza Naval para atender emergencias de alto riesgo en alta mar y posicionan a Cartagena en dos actividades turísticas estratégicas: cruceros y veleros. Pero la eficacia en alta mar no es la misma que se percibe de la autoridad en los corredores náuticos costeros, fondeaderos y el Canal del Dique.
Una página WEB especializada en veleros alertó que “el 2 de diciembre un velero fue abordado en Bocachica por 4 hombres portando armas de fuego y machetes; les robaron equipos, computadoras y dinero… el Guardacostas de Colombia está investigando el incidente… no es la primera vez que han sido abordados en ese lugar y hay un aumento fuerte de robos de veleros anclados en Cartagena y sus alrededores” (atracos similares son frecuentes en Islas del Rosario y Barú).
Pero un incidente fatal llenó la copa: el 30 de diciembre a las 4:25 PM una lancha de turismo con motores potentes cruzó veloz por el Canal del Dique en Pasacaballos, sin disminuir la velocidad como exige la norma; su estela volcó una canoa donde iban nativos de Santa Ana, con el resultado trágico de 2 muertos.
En otra columna (mar/09) yo advertía que en ese sitio “se multiplicará exponencialmente el riesgo ambiental y de accidentes”, dado su entorno caótico sin control: el cruce de personas, motos y mercancías se hace en canoas con frecuente sobrecupo; ambas riveras están invadidas con planchones y equipos flotantes que restringen la circulación; y el estado de enajenación mental (por licor y drogas) de muchos turistas y nativos es evidente cada fin de semana. Esto, sumado al cruce permanente del ferry y el alto tráfico fluvial por el Canal del Dique, convirtió ese sitio en la bomba de tiempo que estalló ese día.
No hay muchas esperanzas de cambio porque casi nunca hay policía ni guardacostas haciendo cumplir la Ley en Pasacaballos, ni cámaras de vigilancia, mucho menos acompañamiento del Distrito para que el ambiente (ruido, basura, higiene, etc.) de los negocios en ambas riveras sea respetuoso y acorde con el nuevo desarrollo de Barú.
Para Cartagena fue importante la propaganda de los 2 rescates en alta mar calificados de “cinematográficos” por la prensa nacional, porque salvaron vidas humanas. Pero más lo hubiera sido contarle a Colombia que Amira Payares, de 43 años, madre comunitaria del ICBF, ese día regresaba de compras en Cartagena, con su hijo José David Atencio, de 21, de los pocos universitarios de Santa Ana (6º semestre de lingüística de la U. de Cartagena). Ambos se ahogaron debajo de un planchón atravesado en el canal, ante la imprudencia del piloto de una lancha que volcó una canoa con sobrecupo.
La prensa nacional y las autoridades guardaron silencio, no propiamente por proporcionarles paz en sus tumbas.

*Ing. Civil y MBA, Directivo Empresarial

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Como docente que soy de uno

Como docente que soy de uno de los colegios de Santa Ana, les comparto que, a la fecha, aún el sentimiento de dolor se mantiene en el pueblo y en sus habitantes. El 31 de diciembre no se escuchó un solo pick-up en todo el pueblo, impresionado por esta mala noticia, y mucho más en la época de final de año 2009. Jesús David (no José David, como está en el artículo del columnista a la hora de mi foro) sí era uno de los escasos santaneros emprendiendo estudios superiores, y la madre de él fue un ejemplo de superación para los adultos de Santa Ana, obteniendo su grado de bachiller con la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, en diciembre pasado. Ejemplos, señores, que lastimosamente, pasaron a otra vida.

Realmente, pasar a otra vida

Realmente, pasar a otra vida es una constante para cualquier baquiano o forastero que desee cruzar el Canal del Dique en el punto conocido como Bajaire, al otro extremo del "puerto" de Pasacaballos. Sí es cierto lo del sobrecupo, porque hasta mi persona ha tenido que soportar más de diez personas (sin contar el canoero) en una canoa con una medida corta en la "cubierta", o porque quieren cruzar personas con una moto en la proa. Súmele la falta de chalecos salvavidas, o que la gran mayoría de las veces la canoa no tiene motor fuera de borda. Es la falta completa a las leyes de navegación y seguridad la que tienen estos señores "prestadores de servicios", en el "puerto" de este corregimiento de la ciudad.

Ahora bien, muy rara vez se

Ahora bien, muy rara vez se ve a Guardacostas haciendo control permanente en este sector. Muy pero muy rara vez. Y, considero que la actividad que prestan los señores canoeros de Pasacaballos es ilegal: no están organizados (tampoco se percibe), son muy desordenados (la mayoría), tienen muy poca formación, y abusan de los forasteros (sobre todo turistas) apenas los ven para cobrarles en más de un 100% la "tarifa": al año 2009, era de $1000 por persona (en canoa a motor o sin ella).

El año pasado, y después que

El año pasado, y después que el enorme planchón-remolcador de una refinería cruzara por el puerto, el canoero decidió sortear entre las enormes olas el cruce de 5 personas (incluido este servidor), después de esperar pocos minutos. El susto fue enorme. Qué irresponsabilidad tan grande de esa persona, y así esta situación se repite muchísimas veces durante el año. El caso de la señora Amira y de Jesús David, aunque la culpa se le atribuye a una lancha turística (cuyo piloto debe estar intranquilo cada vez que sepa algo de la noticia), ocurrió en una canoa insegura de las de Pasacaballos.

Entonces, ¿qué queda por

Entonces, ¿qué queda por hacer? La Policía Metropolitana y la estación del corregimiento, Guardacostas, Secretaría del Interior y Alcaldía de la Localidad deben solucionar este problema de una vez por todas. Ya ustedes tienen años en mora con esta solución: o organizan a esa gente, los educan a ellos y a los usuarios, no sé...o acaban con ese pase gratis a la otra vida. Hasta luego.

Piratas!!! La solucion la

Piratas!!! La solucion la dieron los EEUU cuando acabaron con unos piratas en Somalia.