Indicadores económicos
2017-12-11

Dólar (TRM)
$3.016,18
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,43
Euro
$3.554,86
UVR, Ayer
$252,12
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,69

Estado del tiempo
2017-12-11

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 00:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
7 - 8 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Argumentum musicalis

A mi querido Stephen Hawking, con todo respeto.

Dejo la responsabilidad de mi propia existencia en el azar, que también es responsable de que leyera a Borges y en consecuencia del título de este artículo. Si se prefiere algo de poesía, en “El Destino”, o quizás, para matizar la estadística con La Tragedia, en “Las azarosas manos del Destino”. No creo necesario que un Dios explique mi existencia ni el orden del Universo: un espermatozoide más rápido o más afortunado que los demás, o que tomó el camino más corto, o que por azar salió en la “pole” del primer espasmo eyaculatorio de mi padre, una célula incompleta pero triunfadora, con un cromosoma sexual.
Y, único entre los millones que en sus testículos podía convertirse en humano que piensa y quizá habla o escribe, pero que fracasaron en el intento, penetró en el óvulo mensual de mi madre en algún momento antes, después o durante una cópula quizás no intencionalmente procreadora, pero que tuvo éxito procreador, y ya es palacio sobre la tierra que lo sustenta, como lo quiere Pessoa.
Acepto que tanto el Universo como yo (hechos de la misma cosa inexplicable), estamos sujetos a reglas que casi sin pensar comprobamos a diario, pero precisamente por respetarlas y sólo porque ellas existen, subsistimos en la Realidad. La regla soberana que rige esas reglas es el azar, así, en minúsculas, y es la divinidad de los científicos ateos, quienes bajo su égida erigen su Religión.
Pero mi entendimiento necesita de una fuerza divina, heroica, rigurosa pero infinitamente creativa, para explicar a un Beethoven que piense Música (en mayúsculas) y la escriba con sus acentos, pianísimos súbitos, silencios agitados, cantábiles inefables, cuya forma sea siempre un poco inesperada a pesar de muchísimas audiciones. Entonces uno comprende que Beethoven, creador de una estética suprema, no puede ser producto del azar, ni del Destino, ni estar sujeto a las ilusiones y espejismos que pueblan la Realidad. Y uno sabe también que por muchas veces que se tiraran los dados de la materia del cosmos o las notas de la escala, así se revolvieran incesantemente durante un tiempo infinito, una y otra vez, y otra, y otra, hasta el inconcebible cansancio de las manos de Dios, jamás por el azar se crearía la partitura de cualquiera de sus cuartetos para cuerda.
Ergo, Dios existe, y para este análisis lo podemos llamar, sin ningún remordimiento, Beethoven. O mejor: el pensamiento musical de Beethoven, porque hasta de su disfraz de carne, de su expresión de pocos amigos, de su insolencia, de sus amores fracasados, de sus cartas y testamentos, de su sordera, de sus enfermedades y de las circunstancias de su muerte podríamos prescindir, pero no de su pensamiento, que nos saluda con Divina Majestad cuando levanta vuelo en el aire sorprendido y feliz el milagro del Molto adagio del Op. 132 en La menor…
Entonces, un ser que habita dentro de mí y que sabe sentir lo que no dicen las palabras, algo que es pura sensación ausente de palabra e imagen, sino sonido y silencio, me toma, me invade y me transforma en música hasta no ser ya nada de mí mismo, simplemente belleza que se crea y se consume con la misma paciencia con que se desgrana el tiempo que midió Laquesis en el huso que Cloto hiló para mi vida, y cuya hebra un día cortará sin crueldad la tijera de Átropos.

mmo@costa.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese