Indicadores económicos
2017-05-23

Dólar (TRM)
$2.895,12
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,51
Euro
$3.254,98
UVR, Ayer
$249,92
UVR, Hoy
$250,03
Petróleo
US$50,73

Estado del tiempo
2017-05-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 13:58

Marea max.: 25 cms.

Hora: 21:39

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Bicentenarios

La conmemoración del V Centenario del “descubrimiento” de América por los europeos tuvo tres o cuatro ingredientes: la reapertura de un interminable expediente contra las naciones “descubridoras” y conquistadoras; el repaso a veces nostálgico de lo que habían sido los pueblos de este continente antes de la llegada de los europeos; el mea culpa de España y, por último, el relato de lo que eran las civilizaciones y pueblos precolombinos y en lo que habían quedado convertidos después del violento encuentro con sus “descubridores.”

La nostalgia no impidió que se llorara sobre la leche derramada, algo que puede volver a suceder con las conmemoraciones del Bicentenario de la(s) independencias(s). Será seguramente inevitable que en las agendas gubernamentales se prefiera la reconstrucción de la épica independentista y libertadora, con la retórica y la teatralidad que acompañan estos fastos.
La celebración en Cartagena de Indias del “Primer Encuentro Internacional con Nuestra Historia”, organizado por la Alta Consejería Presidencial para el Bicentenario de la Independencia, evitó por fortuna el riesgo patriotero. Importantes académicos de Colombia, Estados Unidos y Europa prefirieron hacer lo que se espera de la Historia: que corrobore los hechos ya probados, corrija interpretaciones amañadas e injusticias, introduzca matices y abra nuevas interpretaciones sin atender a emotividades patrióticas.
Los historiadores abrieron el mapa del mundo colonial de entonces y nos introdujeron en las circunstancias de las futuras naciones y regiones de finales del siglo XVIII y dos primeras décadas del XIX. En este escenario se respondió a preguntas relativas al modelo colonial, al porqué de su crisis y a las razones que tuvieron las élites ilustradas del continente para iniciar revueltas y consolidar procesos de Independencia.
Más allá de este escenario se levanta otro. Los historiadores lo resumieron en una pregunta que, al parecer, fue sugerida por Malcolm Deas: qué ganamos o perdimos con la Independencia. Montados en este escenario empezamos ya a separarnos de España: no se refiere a lo que nos hicieron sino a lo que hicimos con el nuevo proyecto republicano que, como se sabe, llegó contaminado con bastante veneno monárquico y mucha exaltación liberal.
Creo que el tercer escenario es menos nostálgico y, por lo mismo, el que conviene a esta conmemoración. Se levanta sobre preguntas más comprometedoras: qué hicimos o dejamos de hacer en 200 años de vida republicana, de qué materia estuvieron hechas las repúblicas que consolidamos, cuáles han sido las razones de sus fracasos, quiénes fueron los incluidos y los excluidos del proyecto, qué ha quedado del sueño libertador.
Las preguntas son innumerables. Por ello prefiero decir que el Bicentenario es el momento de ofrecer respuestas ante un espejo que nos refleja y nos oculta, nos miente y nos dice la verdad. Como ejercicio de la memoria, reclama sinceridad y justicia. Como acto simbólico de reconocimiento colectivo, pide bajarle el volumen a la fanfarria patriótica.

*Escritor

salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese