Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Cero y van tres

Alejandra Díaz Lezama (+julio 17 de 2009); Erika Generis Gutiérrez (+septiembre 10 de 2009) y Clarena Piedad Acosta (+enero 1º de 2010).

Estos son los nombres de tres mujeres asesinadas presuntamente por sus esposos en menos de cinco meses.
A ellas se suman en Colombia y en el mundo entero miles de víctimas de la violencia de sexo desatada entre parejas donde las estadísticas confirman que las mujeres llevan las de perder.
No soy psicóloga, pero el sentido común y la experiencia como profesional del derecho y de la vida misma me han llevado a hacer reflexiones serias sobre este tema, que me siento obligada a compartir.
“El matrimonio es un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente”, dice el Artículo 113 del Código Civil Colombiano, y para que este contrato con el que se da inicio a un empresa que se llama “familia” tenga éxito debe ir acompañado de respeto, comprensión, y lo más importante, amor por la pareja y los hijos.
Cuando alguna de estas condiciones falta y por esa razón la relación se rompe, es claro que el matrimonio se terminó, pues no podrá cumplir con sus fines.
En pleno siglo XXI existen aún culturas en las que las mujeres son sometidas a prácticas atroces tales como mutilaciones genitales y vestimentas que las ocultan casi hasta hacerlas invisibles y a las cuales deben estar sometidas so pena de ser azotadas, ultrajadas y en el peor de los casos, lapidadas.
Todas estas manifestaciones, aun cuando sean aceptadas por la sociedad, los gobiernos y la propia parentela de las víctimas, son inocultables manifestaciones de la violencia de sexo que la mujer ha soportado desde tiempos ancestrales.
Es también cierto que cada religión tiene sus propias normas para definir el matrimonio pero ninguna puede desconocer las realidades de los seres humanos.
Si una pareja ha llegado al extremo de irrespetarse y agredirse, la solución es la separación y el divorcio con la consecuente opción de seguir el camino, si así se desea, en otra compañía.
Hombres y mujeres deben respetar y acatar la decisión de su pareja de continuar o no juntos. El no hacerlo acarrea en muchos casos consecuencias reprochables e irreparables.
Un motivo indudable de la actitud machista de los hombres para agredir a sus mujeres y someterlas a sus pretensiones es que hoy en día ellas están preparadas para asumir su independencia sin mayores traumas sociales o económicos, lo que ha terminado con aquello de que los matrimonios de antes duraban más que los de ahora: no, lo que duraba más era precisamente el sometimiento fruto de la dependencia.
Es hora de despojar a la mujer de burkas y protegerla de ritos degradantes, para que en igualdad con su pareja pueda asumir el rol que libremente escoja en la sociedad sin verse disminuida o discriminada.
El matrimonio y la familia están en crisis, pero de esta crisis debe nacer el equilibrio entre los “socios cónyuges” para que el futuro de esta institución, pilar indiscutible de la sociedad, salga fortalecido.

*Abogada.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

De acuerdo con usted. Ahora

De acuerdo con usted. Ahora digame, que propone para hacer eso?

Buena la nota . Hay que

Buena la nota . Hay que combatir el machismo Pero tambien es bueno acotar , que en el tema de la violencia de genero , si bien , el 68% es de hombre hacia mujer, en un 32% es de mujer hacia hombre ,segun estadisticas recientes de Colombia y de Cartagena . Las mujeres tambien maltratan , fisica y verbalmente , en este ultimo campo son mas expertas que los hombres

DOXTORA MARINA, LA FELICITO,

DOXTORA MARINA, LA FELICITO, ESTOY DE ACUERDO CON SU ARTICULO, DECIA UN AMIGO MIO, POR CIERTO CREO QUE USTED LO CONOCE, EL DR. SEBASTIAN "CHAN" MERLANO, " A LA MUJER NO SE LE DEBE MALTRATAR NI CON EL PETALO DE UNA ROSA, PERO, NO ES QUE NO PROVOQUE". TAMBIEN, CREO QUE FUE VICTIMA DE MALTRATO ESTE POBRE HOMBRE.

Doña Marina me identifico con

Doña Marina me identifico con su forma de hablar y expresar sus ideas. Yo tampoco soy psicologo ni algo que se le paresca. No es bueno que el hombre este solo demosle una compañera para la continuacion de su especie, por que un hombre solo es la mitad de un hombre dijo el creador. Lastima que los que se creen machos opinen diferente y traten a sus compañeras como si fueran esclavas. De verdad que da lastima y a todo esto le llamamos dizque civilizacion.

En mi calidad de docente y

En mi calidad de docente y psicólogo sí estoy de acuerdo con lo reflexionado por la columnista. Enfermedades de orden mental causadas por situaciones estresantes negativas vividas anteriormente por un individuo son finalmente proyectadas a los miembros más cercanos de su contexto, causando inconvenientes personales, familiares y sociales (como los casos planteados en su inicio). Oportunidad para que se incluyan en un programa sólido de psicología y de psiquiatría con efecto benéfico social en su prevención y manejo de la enfermedad cuando ésta ya es diagnosticada.