Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Césaire y el racismo

El lunes 3 de agosto vivimos momentos memorables. En la noche El Colegio del Cuerpo presentó una obra de extraordinaria belleza en el Centro Cultural Español, con ocasión de la apertura del IX Seminario Internacional de Estudios de Caribe.

“Palabrademar”, Instalación-performance creada por Álvaro Restrepo, es una intensa reflexión sobre el valor de la diversidad y las consecuencias del racismo, a propósito de la obra del gran escritor negro Aimé Césaire, y en particular de su maravilloso Poema “Cuaderno de un Retorno a un País Natal”.
Después de disfrutar “Palabrademar” y de escuchar a lo largo del día las intervenciones del poeta haitiano George Castera, del escritor martiniquense Rodolf Etienne, de la estudiosa dominicana Delia Blanco, y de otro grupo de intelectuales importantes, sobre el pensamiento de Césaire no pude dejar de pensar acerca de cuánto ha cambiado Cartagena en los últimos 30 años.
Sin duda que actividades como la de entregarle el doctorado honoris causa a Eduard Glissant en junio del año pasado y ahora el homenaje a Aimé Césaire, ambos poetas y pensadores negros de Martinica, eran impensables en la Cartagena de tres o cuatro décadas atrás. Simple y llanamente el Caribe, ese otro Caribe, no existía para nosotros. De él ni se hablaba ni se enseñaba en nuestras universidades.
Estábamos tan absortos en la contemplación del gran legado del occidente y en su cotidiana imitación que todo lo demás nos parecía inexistente o despreciable. Tan era así, que de nuestra propia herencia compartida con nuestros hermanos del Caribe lo desconocíamos todo. ¿Qué sabíamos, por ejemplo, del premio nobel Dereck Walcott, o del otro nobel V. Naipul, o de C. R. L. James, Eric Williams, Glissant, Césaire? Gigantes de la historia y de la literatura, elogiados en los mejores periódicos y revistas del mundo, pero ignorados por nosotros.
Cartagena es una ciudad de afrodescendientes. Es decir, una gran parte de su población desciende por algunos de sus lados de negros originarios de África. Este es un elemento clave de nuestra historia. Con el paso de los siglos la mezcla ha sido intensa y la diversidad enriquecedora.
Nuestra obligación es, por supuesto, -sin negar la compleja herencia que hemos recibido del occidente, de sus lenguas, de sus tradiciones intelectuales, de sus culturas populares-, valorar en todo lo que pesa en nuestra condición de seres humanos las otras herencias, y entre ellas las afrocaribes, de las cuales estamos hechos.
En el escrito de presentación de “Palabrademar” dice lo siguiente: “Cartagena de Indias, como principal puerto de entrada de los esclavos africanos, tiene aún en su memoria una sombra dolorosa que sólo podrá ser borrada cuando erradique por completo los vestigios que aún perduran de la esclavitud, la discriminación y el racismo.”
La anterior reflexión de Álvaro Restrepo, que comparto plenamente, debería iluminar a la señora alcaldesa -quien, por lo demás, es consciente de ello- en estos días de celebración del Bicentenario de la Independencia, para comenzar la tarea de erradicar de nuestra simbología urbana esas representaciones terribles del peor de los legados del occidente: la conquista brutal y la explotación desmedida de las poblaciones nativas y afros.
Un debate público sería muy saludable.

*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.

alfonsomunera55@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Me parece muy interesante el

Me parece muy interesante el hecho de que en Cartagena nos empecemos a identificar como lo que somos, es decir, como Caribes, como sitio de frontera con el Mar y con el Mundo. Debemos entender que nuestra identidad es fruto de un amalgamiento de Culturas y de Razas, que somos una mezcla racial y cultural rica y variada. Es hacia allá donde hay que volver, es allí donde donde por fin los Cartageneros podremos ver que somos más que un sitio de recreación y de turismo, Que somos un fortin de riqueza Cultural, Histórica y Comercial.....Cartagena Puerto Libre