Indicadores económicos
2017-07-23

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Cine con estrellas

Aunque los vientos del tiempo sacudan la embarcación de mis recuerdos, me esfuerzo para templar las velas de la memoria. No me dejo, alguien debe contar las historias para no olvidarlas.

Por ejemplo, mis hijos se carcajean cuando les digo que en mis tiempos mozos las salas de cine eran al aire libre, sin techo. Y en las vacaciones de junio y julio, en el colegio, cuando el sol se vuelve terco para acostarse en las funciones de vespertina, ver la película en los primeros 15 minutos era imposible, por el resplandor en la pantalla. Y quedábamos a la deriva entre el sonido del film y lo que cada uno imaginaba, casualmente como en la radio.
Cuando llegaba la noche, cuando por fin papa Dios cerraba la cremallera del día, era que iban surgiendo los personajes y cada espectador debía rearmar la trama, con la correspondiente confusión de cada caso: el chacho de la película no era el bueno, sino el malo. Lo que presumías que estaba ocurriendo en el desierto del Sahara, resulta que era en las nieves perpetuas del Himalaya, y la que imaginabas dueña de una voz angelical, terminó siendo la bruja de la historia. Con semejante embrollo, en el teatro se armaban unas algarabías del carajo y exigíamos que el mismo taquillero saliera al “tablero”, para que nos desenredara la trama de viva voz. Luego, lo dejábamos continuar con la proyección.
Con las películas chinas, afortunadamente no teníamos ese problema. Todas eran iguales: una montonera de espadachines, gritándose y matándose sin razón aparente. Entre mayor la cantidad de muertos, mejor. Inclusive, muchas veces los que asesinaban al comienzo, aparecían más tarde actuando como otro personaje. Es cierto. Además, en algunas ocasiones las matanzas eran tan cuantiosas que hasta los camarógrafos fallecían en el film.
Las cintas se parecían tanto, que en varias oportunidades nos cambiaban el título y luego proyectaban lo mismo, pero de atrás para adelante. Imagínate, un día titulaban en el teatro Padilla: “La Espada Asesina”, y al otro proyectaban “Asesinen a la Espada”, en el Circo Teatro. Para terminar de rematar, el sonido jamás coincidía con las imágenes, por algún problema técnico desconocido. Quiero decir, cuando el malo aparecía muerto en la proyección, muy serio, con la boca ensangrentada, en los diálogos continuaba dando explicaciones sobre su mujer amada, como Neruda. ¿Te imaginas? O cuando al protagonista le ofrecían café, ya en las imágenes se lo había tragado.
En aquellos tiempos la mejor forma de despelucarse era entrando a las películas de 18 años. El problema era que teníamos de 14 a 15, y debíamos engañar al portero. Uf, nunca olvidaré aquel estreno monumental llamado “Cuando las colegialas pecan”, donde ingresar era cuestión de honor y de hormonas. Y recuerdo como ayer mi esmero por pintarme un bozo medio agraciado, mi pantalón terlenka oscuro y hasta los “taquitos” de papel en los zapatos para lucir más alto. Pero la embarrada grande fue descubrir que otros 100 pelaos llegaron igual de bigotudos. “Dios, ¿qué hago?”, me pregunté.
Afortunadamente, el portero resultó un viejo sabio, quien me dijo: “No te preocupes, mijo, entra, que al cura no se le olvida que él también fue sacristán”.

*M.A. Economía, Empresario

jorgerumie@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAjajajajaj

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAjajajajajajaJAJAJAJAJAJAJA: Jorge, tenia mis tiempos que no me reia con tanta sabrosura ! Viva Jorge ! Que humor!...,no solamente costeno,pero UNIVERSAL ! Buena esa Jorge.

Buena columna.Oportuna. No

Buena columna.Oportuna. No todo es futbol y politica.

GRACIAS DIOS MIO, POR EL

GRACIAS DIOS MIO, POR EL IMAX, EL 3D, EL AIRE ACONDICIONADO, LA LUZ ELECTRICA, EL IPOD, EL BLACKBERRY, BILL GATES... EN FIN, GRACIAS POR LA SILLA PREFERENCIAL DE CINECOLOMBIA.