Indicadores económicos
2017-11-22

Dólar (TRM)
$3.001,07
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.516,65
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,72

Estado del tiempo
2017-11-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:24

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Cintio Vitier

La luz del Caribe posee elementos de revelación. Tiene que ver con las experiencias de la mística: un guiño exterior sumerge al sujeto en una desconocida interioridad propia.

Sin caer en las teorías de Josué de Castro parecería que esa luz alimenta una espiritualidad. Ello explicaría por qué el descuidado hábito de la siesta es más un requerimiento del alma incendiada que de la presencia del mediodía solar inclemente. Y también la circunstancia de que ese nicho de luz tiene refugio en la memoria y la habita para dejar huella de la vida vivida, el paraíso o el infierno inajenables.
No sé si ello explica por qué en oleaje de amanecer vuelve la imagen de un encuentro en La Habana. Era el tiempo de estaciones cruzadas. Algunos territorios viven la primavera y otros el invierno indeciso, fresco, y nubes que esconden la trasparencia del aire y el poder de la luz para poner un tejido gris sobre el mar y las calles y las azoteas con las ropas puestas a secar o un palomar abandonado o los restos en desorden de muebles y tarros desocupados.
El día del encuentro, a las 11 de la mañana la luz había recuperado su dominio. Era nítida la corriente del golfo y una marea gruesa se perdía en el horizonte. Nos instalamos en la terraza abierta de la residencia del Embajador de Venezuela a esperar a Cintio Vitier y Fina García Marruz. Fue uno de esos almuerzos despojados de formalidades donde la intimidad surge de la sombra que cada autor a su pesar deja en las palabras que pone. La conversación estuvo dedicada a las cuestiones sutiles con las cuales nos acercamos a los misterios de la poesía y a los asedios amistosos que hacemos a los poetas para adentrarnos en los hermetismos del silencio.
En 1993 Cintio Vitier acababa de ser elegido diputado nacional por una región simbólica por ser la cuna de la república cubana. Ese compromiso y honor en un momento de la vida en que la gente suele descansar o se aplica a terminar y afinar ciclos inconclusos o textos demorados por la agitada urgencia cotidiana, despertó mi interés y mi admiración.
Había empezado a leer a Cintio casi en el mismo momento en el cual quedé prendado de la poesía de Eliseo Diego. Son poéticas distintas que incluso alguien perspicaz podría observar en sus personalidades. Don Eliseo de tranquilas dulzuras, atrapador de invisibles; don Cintio de verso acerado, palabras contenidas y erizada impaciencia. En Colombia Santiago Mutis publicó Dama pobreza, y Álvaro Castillo en las ediciones de su librería, una selección de Cintio.
Tanto Eliseo (y eres tú quien en silencio/ nos consuelas) como Cintio y Fina, y por supuesto el gran Lezama (Él necesita del coro/ como un mar, él necesita/ lo coral, pero va solo/a la cita) pertenecen a una de las fecundas vertientes de las artes cubanas. Profesaron el catolicismo y en su vida de ciudadanos es notoria la austera dignidad de los cristianos viejos. Lejos de quejumbres y desalientos asumieron el destino de la sociedad como asunto propio.
La manera como Vitier comprendía la gesta de Guevara, la lúcida lectura de Martí, son asuntos inolvidables. Ahora que ha muerto queda su poesía no como consuelo sino como el legado que caracteriza una época y al cual volveremos sin duda.

*Escritor

rburgosc@postofficecowboys.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese