Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Coger punta

Comienzo por declararme un ferviente lector de la psicóloga Claudia Ayola Escallón quien, en su columna de la “Revista del Viernes”, toca temas que, escritos o relatados por un profano, pudieran resultar atrevidos, vulgares y hasta inmorales.

Pero es allí donde radica la diferencia; aspectos muy íntimos y delicados, descritos y manejados con el conocimiento y el lenguaje científico adecuados, nos atrapan pero no nos ruborizan. Así hemos aprendido más sobre la práctica de la masturbación femenina, ya que la masculina es de difusión popular. Como ésos son muchos los aspectos tratados con habilidad y maestría; con valor, pero con pinceladas de eufemismo, ella hace aparecer como elegante, lo que mal manejado sería de una vulgaridad rampante.
Muy recientemente leí “La Punta del Deseo”. Con aquello de punta pensé que se refería a un aspecto que va a la vanguardia de una pasión. Pero no, se refiere a una expresión muy costeña del Caribe con la que se indica la actitud tan espontánea de los hombres jóvenes en la que, en su momento, todos hemos caído. Es lo que los expertos modernistas llaman de manera remilgada voyerismo. Muy sabiamente la doctora Ayola dice: “un hombre no podrá coger punta a una mujer desnuda, pues no tiene nada que escudriñar al tener expuesta toda su corporeidad”. Efectivamente el cogedor de punta, atisbador o simplemente aguaitador, refuerza su erotismo al observar sin ser visto; al mirar por una rendija o por el ojo de la cerradura. Cuántos chistes y anécdotas famosas no se han inventado alrededor del ojo de la cerradura.
Hay historias famosas que tuvieron su inicio en esa manía de estar mirando sin ser visto. En la Santa Biblia, 2 de Samuel, capítulo 11, se nos relata como el rey David, desde una terraza, se topó con el espectáculo de una mujer bella que se bañaba ignorante de que era observada. David preguntó quién era y le informaron que se trataba de Betsabé, la esposa de Urias, un mercenario hitita que peleaba en el ejército del rey. Pidió que se la trajeran, la sedujo y embarazó. Todo un drama se originó en esa “cogida de punta”: la muerte de Urias, la muerte del niño que nació y el nacimiento de un segundo hijo que fue el rey Salomón, célebre por su sabiduría. Todo comenzó con un “puntazo”, aunque fuera un “puntazo real”.
Pero aterricemos en Cartagena. En el viejo estadio La Cabaña, con sus gradas de rústicos tablones de madera, los muchachos, y algunos no tan muchachos, tenían la costumbre de meterse debajo de las gradas y, por las hendiduras, entre tabla y tabla, aguaitar a las mujeres que veían el partido de béisbol despreocupadamente.
Esas puntas consecuentemente incitaban a la masturbación. Uno de los punteros impenitentes era Eugenio, apodado “El Picúo”, quien descubrió unas polleras amplias, pero la visibilidad no era clara. Por más que agudizara los sentidos y forzara la imaginación, no podía lograr la excitación anhelada. Abandonó su escondite y subió a las gradas. Para su sorpresa la pollera que había escogido como inspiración, era la sotana de un hermano cristiano de La Salle. ¡Con razón, si es un macho!, comentó “El Picúo”.

*Asesor Portuario

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese