Indicadores económicos
2017-11-19

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Conflictos de Interés

El prestigioso Washington Post enfrenta las consecuencias de una mala idea que dejó a sus directivos mal parados y al periódico con la cara roja. Al equipo de mercadeo se le ocurrió que el periódico podía sacarle plata al acceso de sus directivos a los funcionarios de nivel decisorio más alto en la administración federal, a los poderosos miembros del Congreso y a las demás fuerzas vivas de esa capital.

Publicaron un folleto y lo distribuyeron entre los traficantes de influencias, los notorios lobbystas de Washington, y ofrecían cupos de veinticinco mil dólares por sesión o un cuarto de millón de dólares por varias, para ir junto con los directivos del diario y la plana mayor de la administración de Obama y del Congreso, a veladas en el “salón” de Katharine Weymuth, su Publisher (la que publica el periódico), que es la nieta y heredera de la legendaria Katharine Graham, quien desde esa misma posición dominó la escena política de Washington durante muchas décadas y tenía acceso privilegiado a los niveles más altos del poder allí. El folleto circuló ampliamente, y fue denunciada su existencia por Politico, un blog de Nueva York, y el notorio tabloide The New York Post.
El Washington Post respondió con un artículo confirmando la existencia del folleto y decía que reconsideraba la decisión, quizá un error atribuible a la inexperiencia de la señora Weymuth. Pero el blog Politico y diarios rivales como el New York Times no les permitieron esa salida fácil. Dicen que Weymuth no es ingenua, que lleva 12 años como directiva del diario y tiene un grado de MBA de la Universidad de Harvard, y el blog informa que el ombudsman del Post investigó y comprobó que el folleto, el “salón” y sus implicaciones éticas habían sido discutidos en el periódico en el nivel más alto.
El director le dijo al Editor jefe las dudas éticas que tenía, en una nota electrónica conocida por la Publisher y hasta por el presidente del diario, y que se había dicho que el folleto era “una mala idea” y que se tenían que tomar medidas para no asistieran al salón de Weymuth los periodistas responsables de seguir lo discutido en las veladas.
La señora Katharina Graham y su marido no eran ajenos a utilizar su poder para obtener objetivos políticos, pero lo hacían con elegancia, desprendimiento y sobre todo, discreción. El abuelo de Weymuth reunía a políticos o funcionarios que hacían algo mal, o contrario a lo que él pensaba conveniente, y les decía que no iba a publicar nada, siempre y cuando revisaran su comportamiento y políticas. Según los estándares éticos del periodismo actual en los Estados Unidos, esta práctica no sería correcta, pero el señor no lo hacía para beneficio propio ni “mercadeaba” ese servicio, como lo hacen el Post y otros.
El blog Politico reveló que el diario de Washington no está solo en el comercio de influencias y que el Wall Street Journal y The Economist ofrecen servicios similares.
En nuestro país, conocidos y respetados periodistas tienen agencias de relaciones públicas, y los columnistas también estamos expuestos a conflictos de interés.
La pregunta que debe hacerse cada cual ante estos conflictos es: “¿lo que se ganará merece poner en riesgo la credibilidad y el vínculo que cada cual tiene con sus lectores?”, como recomienda el director del Proyecto Pew de Excelencia en el Periodismo.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese