Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Dale con el golf

Idiosincrasia no tiene nada que ver con idiota, término que en la Atenas de Pericles se usó para calificar a quienes no se ocupaban de asuntos públicos.

La diferencia entre nuestro país e Inglaterra consiste en que allí un profesor de Oxford no sabe quién fue Lady Di. Si lo sabe no conoce su desgracia, si la conoce no le importa nada, y si le importa se lo calla. Un científico de Oxford sólo hace ciencia.
Lo mismo sucede en Berlín o en la Sorbona. En esos centros los investigadores trabajan en la biblioteca y en el laboratorio, sin que les preocupe en absoluto los avatares del pene de Tiger Wood.
No nos imaginamos a un economista de la London School o a un teólogo de Tubinga interesado en el divorcio de una artista, o en los tórridos combates eróticos de algún politicastro. Los periódicos que esta gente lee no suministran esa clase de noticias. Sin embargo, en nuestro país el embarazo de una presentadora de noticias de la T.V. ocupa parte de la conversación de unos banqueros en el consejo de administración. Los prelados, en reuniones de la Conferencia Episcopal, parecen estar al corriente de las vacaciones de Shakira o el resfriado que padece Juanes. Esto para no hablar de la nueva jurisprudencia, que sentó una tutela, en defensa de algo tan serio como son las esplendorosas nalgas de una reina de belleza.
El chismorreo más vulgar empapa toda nuestra sociedad. Aquí no se salva nadie. Intelectuales, escritores, altos funcionarios, ordeñadores, devoran los escándalos de televisión. Saben de memoria los maridos que ha tenido Elizabeth Taylor, y las novias de los hijos del presidente Uribe.
Nuestros amigos golfistas en esotérico lenguaje nos hablaban de los prodigios de Tiger en el green. De la versatilidad de su putting, palabreja que distorsiona la vieja putería que tanto ha dado que decir. Con las últimas revelaciones comprendemos los elogios envidiosos de adictos al juego. Aquí cualquier chisme conmueve al Estado, hace perder el sueño a ilustres pensadores, saca a los científicos de los laboratorios, y a los curas de sus templos. Pero hasta ahí.
Ahora algunas señoras de golfistas han recurrido a profesionales para investigar la conducta de sus maridos. Sostienen que lo del harem de Tiger es imitado por quienes practican ese deporte sobrio y elegante.
Compartimos la protesta de quienes hoy se sienten discriminados por ser golfistas. No hay derecho a que se les censure por los excesos de su máximo pontífice. Cada quien responde por su conducta, hoyos aparte.
Un conocido empresario se ha visto obligado, bajo solemne juramento, a confesar “pisa y corres” y a abandonar el golf que le servía de pretexto para su carrera de atleta sexual.
En las canchas de golf se ha visto una legión de vejetes aprendices. Se han enterado que con la práctica del golf pueden prescindir de la milagrosa pastillita.
Muchos califican de saña en U.S.A. con Tiger por su escandalosa conducta. La hipocresía puritana con que se castiga sus excesos, cuando fueron tan indulgentes con los Kennedy, Babe Ruth y Mickey Mantle, quienes no se destacaron por ser monjes trapenses. O ¿tal vez si?
Entre nosotros sucede al revés: al deportista o político con fama y billete que no tiene varias mujeres lo incluyen en sospechosa lista.

*Abogado, Ex Gobernador de Bolívar y Ex parlamentario.

augustobeltran@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese