Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-24

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-24

marea

Marea min.: -21 cms.

Hora: 01:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 09:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 24 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Del vototráfico al ideotráfico

En los años ochenta y a pesar de mi experiencia, cantos de sirena me ilusionaron con la posibilidad de regresar al Congreso. Fue así como sin mirar hacia los lados e imitando a los caballos cocheros que solo ven hacia delante por la especie de antifaz que les ponen para impedir que visiones laterales los distraigan, romántico aún y seguro de la fuerza ideológica de mi liberalismo de izquierda, acogí la idea de encabezar un movimiento político con esos fines.

Lié bártulos y de una, venciendo el miedo a volar que nunca me ha abandonado, me trasladé a Cartagena y pie en ella comencé a recorrer, acompañado de generosos amigos, los pueblos que antes me apoyaban sin paga y a dialogar con jefes locales del Partido, curtidos en tantas refriegas electorales.
Los viejos amigos de ayer, serios y callados, oyeron mis planteos ideológicos –la única medida de intercambio que yo usé en mis tiempos de político para atraer la atención de copartidarios y compañeros y pedirles su apoyo y sigo usando como escritor-, sin que de sus rostros, quemados por los acumulados soles de su militancia, asomara algún rictus que me indicara su adhesión o rechazo.
Eran rostros pétreos con tantos silencios como arrugas. Parecían esfinges por el misterio de su mudez. Entendí poco a poco el por qué de sus calladas respuestas. La ideología en verdad no les interesaba, ni preocupaba. No los movía en pro o en contra. Al ignorarla, nunca supe si le temían o la despreciaban. ¡Quién iba a saber lo que en sus viejas cabezas de liberales emocionales, alentados por heroicas guerras civiles que fueron trillando de gloria nuestra historia partidista, bullía ahora! ¡Quién podía saberlo!
Lo supe, no obstante. Algunos de ellos, sin recato alguno, tomaron papel y fueron escribiendo cantidades y sumando. Y oí, sin que lo dijeran, que de sus labios como de los del sabio que encuentra la piedra filosofal, salía el ¡eureka! de sus nuevas inquietudes políticas nunca imaginada por los griegos. No estaban contenidas en palabras sino en cifras referentes a los costos de su adhesión. Casi me da un infarto ante su astronómica cuantía. Los viejos adherentes se habían convertido en hábiles negociantes, socios de la Bolsa de Indignidad que desde entonces era y sigue siendo la política. Y los mandé, sin decirlo, a donde ustedes saben que merecen estar especímenes como ellos. ¡Al carajo! Y de allí no han salido, de seguro.
Gonzalo Zúñiga Torres, Director de este periódico entonces, me hizo un reportaje sobre ese caso en el que usé por primera vez el vocablo adecuado por la técnica para referirse a tal deformidad política. Dije simplemente: esto es puro “vototráfico”. Y lo repito ahora con mayúsculas: ¡Vototráfico!, dadas las dimensiones de inmoral contagio que tiene en el presente. ¡Vototráfico!, sistema que permite votar por quien ni se conoce ni se quiere a cambio de una suma de dinero, de un almuerzo, de una camisa o de un trago. Vototraficantes que mediante el dinero logran que la gente pierda conciencia política y aumente las deformaciones de su ética.
Ese delincuencial vototraficante convive hoy con el indigno ideotraficante, nuevo en nuestras letrinas políticas, capaz de mudar de pensamiento en trueques de falsa conciencia.

*Abogado, catedrático, ex Representante, ex Senador, ex Gobernador, ex embajador ante la ONU.

jangossa3@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese