Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Delincuencia juvenil y exclusión social

La delincuencia juvenil y su relación con el aumento de la violencia en este país, es la falta de una política seria incluyente de los gobiernos locales, departamentales y nacionales, en la que los jóvenes sientan que son tenidos en cuenta por la sociedad, que se les ofrece educación media y superior, salud integral, respeto, un empleo digno, estímulos para su talento y oportunidades para realizar sus sueños.

De prevenir el delito cometidos por jóvenes no se comprometen nadie; de castigarlo, hablan todos los estamentos. Se llenan los titulares de los principales medios de comunicación, “cero tolerancia con el delito de menores de edad” y uno soñaría que hicieran causa común para cumplir con el mandado Constitucional de los Art 44 y 45, seguridad social, alimentación equilibrada, empleo, educación, prevención, serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos; El adolescente tiene derecho a la protección y a la formación integral. El Estado y la sociedad garantizan la participación activa de los jóvenes en los organismos públicos y privados que tengan a cargo la protección, educación y progreso de la juventud.
Las autoridades se reúnen para hablar de cárceles y aumentar las penas. Les parece más efectivo reprimir, perseguir, hacer redadas, encarcelar, dar de baja, porque todo eso puede hacerse en seguida, en tanto que la prevención, la recuperación y la reeducación requieren esfuerzo económicos y una conciencia profunda de la dignidad de los seres humanos, la familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos.
Pero basta comparar el presupuesto del MinDefensa con el presupuesto del MinEducación, Salud y Vivienda, para nuestros gobiernos, el poder de las armas es más importante que los preceptos Constitucionales que establecen la obligación de educar al niño para no tener que castigar al hombre.
Lo establecido por nuestra Constitución no dejará de ser un canto a la bandera, si no hay un Estado garantizando educación y oportunidades de empleo digno, pues simplemente los jóvenes seguirán aceptando el ofrecimiento de grupos armados, sean guerrilla, paras, bandas de narcotraficantes y demás.
Las políticas de empleo y de mercado de trabajo, en consecuencia, no pueden estar ausentes de las estrategias de superación de la delincuencia juvenil y la violencia, incluyendo las políticas activas para generar empleo y a brindar apoyo en materia de formación y colocaciones, de modo que el empleo sea una alternativa de mejoramiento de los ingresos y las condiciones de vida de amplios sectores sociales que se encuentra en condiciones de pobreza e indigencia, la Alcaldesa, el Gobernador, el Ministro de Minas y el Presidente del Congreso que son cartageneros, los diputados, concejales, gremios económicos tienen la oportunidad de hacer historia tomando como consigna capacitar y certificar esos jóvenes de estratos bajos, para que sean tenido en cuenta y hacer respetar como autoridades lo aprobado vía Acuerdo del Concejo Distrital, para tener preferencias de la mano de obra local, en la nueva Refinería de Cartagena y los Clúster Petroquímicos, habida cuenta que los programas asistenciales, de orientación coyuntural, no atacan el problema estructuralmente.

*CUT BOLÍVAR

cutbolivar@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El columnista cae en una

El columnista cae en una trampa conceptual que lo d eja mal parado a él y a los jovenes: 'La delincuencia juvenil y su relación con el aumento de la violencia en este país, es la falta de una política seria incluyente de los gobiernos (...), en la que los jóvenes sientan que son tenidos en cuenta por la sociedad, que se les ofrece educación media y superior, salud integral, respeto, un empleo digno, estímulos para su talento y oportunidades para realizar sus sueños'. Es decir que si no s e les brinda, 'educación media y superior, salud integral, respeto, un empleo digno, estímulos para su talento y oportunidades para realizar sus sueños' están llamados a ser violentos, delincuentes. Según esos los pobres son potencialemnte delincuentes, lo que no es cierto. E l problema es más complejo de lo que piensa mecánicamente el columnista. Pero este espacio no alcanza para explicarlo.

La pobreza no hace VIOLENTOS

La pobreza no hace VIOLENTOS ,la falta de educacion no hace VIOLENTOS .la falta de empleo no hace VIOLENTOS. La violencia es un estado de permisibidad tanto del ESTADO como de los NUCLEOS FAMILIARES DONDE SE LEVANTA EL INDIVIDUO Y UNA SOCIEDAD DESBORDADA SIN VALORES.