Indicadores económicos
2017-07-23

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Democracia amenazada

En Latinoamérica los dirigentes parece que lograrán el propósito de aniquilar la democracia, no sólo porque, tras alcanzar el favor de los electores y en medio de su gestión, impulsan reformas para aniquilar los partidos políticos y alterar las reglas de juego, empezando por las que derogan los límites de tiempo para el ejercicio del poder y crean la posibilidad para su reelección, sino porque nos han impuesto la idea de que la gobernabilidad se sustenta en la veneración de una persona de la que no se puede prescindir, olvidando que la dinámica y fortaleza de las instituciones dependen más de la alternación en el poder y la pluralidad de opiniones que permitan la concertación y colaboración armónica, que de la exclusión del contradictor y la imposición de criterios.

No obstante, a estos dirigentes que desconocen la democracia, a diario se les oye ufanarse de defenderla, porque se amparan en el errado y mezquino criterio que la reduce a las actividades electorales, de manera que se valen de artificios y prebendas para armar las mayorías, no sólo las que los respaldarán en las urnas, sino en los órganos colegiados que legislan o coadministran, en donde no se discute, sino que se obedece, porque se aplica la “suficiente ilustración” ante la recomendación del patrón.
Bajo pretextos como fortalecer la participación de todos en la riqueza de la nación, afianzar la soberanía o salvarnos del terrorismo o de la pobreza que este creó, poco a poco se han ido cercenando o recortando los derechos y libertades que caracterizan una democracia. Evidencia de ello no sólo son los cierres de los medios de comunicación que cuestionan y se oponen a los abusos, sino la confiscación de empresas de capital privado o el empeño de enriquecer a un puñado de acaudalados que, por afinidad de objetivos, termina adhiriendo y apoyando a quien los beneficia, sin importar qué tanto poder se concentra en sus manos, ni qué amenazas se ciernen sobre el conglomerado.
El último de los eventos que pone de manifiesto la involución de la democracia en el continente es el derrocamiento de José Manuel Zelaya como presidente de Honduras, creando confusiones y otro conflicto que amenaza con desbordar el ámbito del país en donde se generó, aumentando con ello los riesgos de rompimiento de la estabilidad en la región.
Aunque la OEA y algunos de los mandatarios han manifestado su repudio al hecho, su solidaridad con el depuesto y han exigido su retorno a la Presidencia, la discusión entre académicos y politólogos se centra en determinar qué tan conveniente y legítimo es sustituir por las vías de hecho a un mandatario cuyo empeño de perpetuarse en el poder riñe con la legalidad de su país. Ello porque el proceder de José Manuel Zelaya, emulando a algunos de los actuales presidentes que aspiran a perpetuarse, es tan ilegal, como el de quienes lo expulsaron y asumieron después del derrocamiento.
El gobierno de Estados Unidos, por conducto de su presidente y de la Secretaria de Estado hizo los primeros llamados de atención sobre el tema. Ojalá que las gestiones de Obama permitan entender a los políticos del Continente la inconveniencia de instaurar dictaduras soportadas con votos, pero controladas con botas.

*Abogado y profesor universitario

noelatierra@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Aunque no tengo la dicha de

Aunque no tengo la dicha de conocer personalmente a este columnista de El Universal,me identifico con sus planteamientos,y quiera Dios que iluminen a las autoridades del Universal,para que no le den cavida a ciertos Columnistas,que lo que hacen es apologia del delito con sus columnas y atisan a los grupos ilegales para que sigan destruyendo a Colombia, y crean mas pobreza y miseria,ya que muchos de los Colombianos abandonan al Pais y crean riquezas en otros Paises y huyen de la guerra en Colombia a quien aman de todo corazon. Dios bendiga a este columnista,para que siga escribiendo asi,y haya paz en Colombia para que nos incite a volver,cosa que parece imposible.Buli.

SEGURIDAD DEMOCRÁTICA POR

SEGURIDAD DEMOCRÁTICA POR SIEMPRE.. ES LO NECESITAMOS.

seguro pero hay que

seguro pero hay que participar, cuantos hijos y sobrinos vas aportar, a la causa.

contradictorio lo que digo

contradictorio lo que digo pero en medio de la confusion , pienso que las dictaduras democraticas, o esclavisantes, tener mayoria no quiere decir que lo que hagan sea democratico el querer perpetuarse, es lo que a llevado a la polarizacion.