Indicadores económicos
2017-05-28

Dólar (TRM)
$2.913,47
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.261,92
UVR, Ayer
$250,15
UVR, Hoy
$250,19
Petróleo
US$49,80

Estado del tiempo
2017-05-28

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 09:18

Marea max.: 25 cms.

Hora: 01:13

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Diplomacia

Si grito, me responden gritando. Si me gritan, respondo a gritos para hacerme entender. Es muy probable que quienes gritan se entiendan, pero no los entenderá quien los escucha. Los gritos distorsionan los argumentos.

Si me insultan, callo por prudencia o, por orgullo, respondo. En el primer caso, gana la ponderación de no responder los insultos. En el otro, los insultos matan la posibilidad de entenderse con el diálogo. El paso siguiente será la mediación de terceros, el cierre momentáneo de todo diálogo o el enfrentamiento violento entre las partes: la guerra.
Lo que sucede entre los individuos sucede entre las naciones, pero nada conspira más contra la suerte de las naciones que el carácter de sus gobernantes. Es curioso que el diálogo entre los individuos se rompa más fácilmente entre personas parecidas que entre aquellas que se diferencian. La diferencia puede verse mejor que el parecido pero sólo un tercero puede señalar el parecido de dos personas. “¿Ah, sí?”, respondemos cuando nos lo dicen. “No me había fijado.”
Un individuo puede triunfar o fracasar entre los demás por su carácter. Si su carácter es más belicoso que conciliador, si cree que sus razones y causas son algo más que sus razones y sus causas, esto es, que deben ser universales, no sólo producirá conflictos con los demás. Creará conflictos más serios con las personas que tienen carácter parecido al suyo.
Una lectura de las leyes que rigen la diplomacia, me lleva a pensar en las leyes que rigen las relaciones entre los individuos. Los conflictos entre naciones son casi inevitables, pero se puede evitar que esos conflictos se agraven. Las naciones pueden sobrevivir pacíficamente con el conflicto, neutralizándolo mediante la cordura diplomática.
Tengo una hipótesis: en las relaciones entre Colombia y Venezuela, más difíciles en los últimos 8 años, se produce una coincidencia desgraciada: sus presidentes tienen carácter parecido. Uno y otro, han querido convertir sus países en modelo de un proyecto político personal que busca convertirse en proyecto colectivo; uno y otro, desconociendo la existencia de fronteras, han intervenido en sus respectivos asuntos domésticos. Son zalameros en los acuerdos, pero irascibles y matones en los desacuerdos.
Ambos son mesiánicos: se creen salvadores providenciales de sus patrias respectivas y quisieran gobernarlas hasta el día de la salvación. Pareciéndose en el carácter, se han abrazado a veces y han simulado tenerse confianza, pero cuando uno se ha metido en el rancho del otro, se prende la mecha. Practican una lógica perversa: el enemigo de mi enemigo es mi amigo, por conveniencia.
El uno cree que hay que destruir la “democracia burguesa” y amenazar la propiedad privada para alcanzar las reformas que quiere. El otro mantiene la democracia de los ricos con demagogia para los más pobres, pero la amenaza repitiendo que quien no está con él está con sus enemigos. Al final, dejan de ser individualidades en conflicto que gobiernan países con conflictos y se convierten en fichas de un peligroso juego internacional de poderes.

*Escritor

salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese