Indicadores económicos
2017-02-22

Dólar (TRM)
$2.902,68
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.058,55
UVR, Ayer
$244,12
UVR, Hoy
$244,21
Petróleo
US$54,06

Estado del tiempo
2017-02-22

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:28

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 09 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0,5 a 1,5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 22 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-02-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Divergencias y coincidencias

En Cartagena y muy especialmente, en Turbaco, el nombre del General Santana nos resulta familiar. Se llamaba realmente Antonio López de Santa Anna y fue personaje de gran relieve en la vida política y militar de Méjico.

Cuando cayó el imperio ideado por Iturbide, Santana fue factor decisivo y asumió el poder como presidente, inspirado en el más puro liberalismo. Poco tiempo después se convirtió en dictador y se hizo rodear de un protocolo que bien podían envidiar las cortes europeas. Se hacía llamar “Su Alteza Serenísima” (estaba ya a un paso de Su Majestad).
Entre otros actos de gobierno, abolió la esclavitud, lo que, entre otras cosas, sirvió de pretexto a los tejanos para declarar su separación de Méjico, porque los colonos estadounidenses establecidos en Texas en gran número, tenían sumas fuertes de dinero invertidas en esclavos. Aunque Santana y el ejército mejicano obtuvieron algunos triunfos iniciales, finalmente Texas se separó de Méjico con la ayuda de los Estados Unidos y más tarde entró a formar parte de la gran potencia del Norte.
La pérdida de Texas disminuyó considerablemente el prestigio de López de Santa Anna. En esos altos y bajos de su carrera, Santana se asilaba en otros países a espera de nuevas oportunidades. Fue en uno de esos capítulos de la historia de su vida que el General Santana llegó a Cartagena y se trasladó a Turbaco, donde se estableció por unos años. Distinguidos miembros de la sociedad turbaquera aseguran ser descendientes del mandatario mejicano.
En 1842 barcos franceses bombardean Veracruz. Santana se pone al frente de unos patriotas y, en defensa de la soberanía de Méjico, una granada le arranca una pierna. Ese incidente le hace recuperar el prestigio. La pierna cercenada se convierte en símbolo de heroísmo, se le brindan todos los honores y es sepultada con gran pompa. Once veces ocupó Santana la silla presidencial. En una de sus desdichadas pérdidas de poder y de prestigio, el mismo populacho que sepultó con honores la pierna del héroe, desenterró la “pata” del tirano para profanarla.
Hace unos quince años tuve el agrado de conocer a don Carlos Vecino y a su esposa, doña Pansy Howard, quienes me relataron que en 1944 la embarcación “Persistence” regresaba a Providencia después de una excursión de pesca por los cayos cercanos. Traían muchos peces, tortugas y huevos de aves marinas. Entre los tripulantes se encontraba el joven Antony May, a quien todos apodaban “Sugar”. Al entrar la embarcación a las aguas de la bahía, “Sugar” y otros dos compañeros se lanzaron al agua para darse un chapuzón. De repente surgió un tiburón que, de dos dentelladas, arrancó a “Sugar” un brazo y una pierna. ¿Por qué solamente a “Sugar”?. Pues se supone que a los escualos les atrae el dulce. El desdichado “Sugar” murió desangrado. Toda la tripulación del barco y la mayor parte de los vecinos de la isla se propusieron pescar, o más bien, cazar al tiburón asesino, lo que lograron cuando se ponía el sol. Abierto el vientre, hallaron dentro la pierna y el brazo de “Sugar”. Los tomaron y se dirigieron a “Hill Baptist Church”, donde se celebraban los ritos funerarios; abierto el féretro los depositaron.
“Sugar”, a diferencia de Santana, se fue a la tumba completo.

*Asesor Portuario

fhurtado@sprc.com.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese