Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Dudas

Momentos atropellados que con motivo de las elecciones presidenciales rodean el clima colombiano resultan de interés para acercarse otra vez a las características de la vida nacional. El lector habrá observado que al escribir clima omití el adjetivo que se supone corresponde: clima político. Pero justamente ese político es el ausente de los debates, adhesiones, proclamas, tendencias, encuestas, que inundan el paisaje.

Los temas que abrirían el horizonte en lo que tiene que ver con la economía, la justicia, la rama legislativa, la cultura nacional, las relaciones internacionales, la pobreza, lo público, la ética, la administración, la salud, las pensiones, el agro, las desigualdades regionales, la seguridad en las ciudades, la educación, la paz, el medio ambiente, la vivienda, el hambre, están perdidos y parecen no pertenecer al ámbito de responsabilidad de quien pretende gobernar, ni importar a quienes eligen que a lo mejor ya no creen en nada y se conforman con las dádivas contantes, sonantes y escasas o las otras en especie, becas, subsidios, empleos.
Este asunto de las dádivas habría que estudiarlo en un contexto más amplio que el archirrepetido de la corrupción. A lo mejor encierra una protesta, un desprecio, o un estado de necesidad, y quien negocia sólo quiere tener este contacto raudo con quien suele fungir de político o candidato y huye apresurado con sus pesos o con la promesa. No quiere saber de discursos, ollas comunitarias ni de proyectos de leyes dirigidas al interés particular.
El espacio de discusión, de esperanza y pasión del proceso electoral parece preso. Entre el chantaje, en el sentido teórico, de quien se apresta a dejar el gobierno, y la difusa presencia de los partidos, el país se prepara para una sucesión más parecida a la monárquica que a la libre de la cacareada democracia. Pretender mantener después de su mandato un programa, unas formas de gobierno, no es propio de la democracia. Es distinto que un alcalde con mediana sensatez termine un acueducto, o una calle, ambos indispensables, a que un presidente deba seguir con las políticas públicas de su antecesor. Con ello culminaremos el fin de los endebles partidos.
A lo mejor los partidos políticos se deben examinar. Es probable que la gente, ciudadanos y renegados de la urbe, no encuentren ya en esas agrupaciones el espacio para ejercer la política que en esencia es asunto de los asociados. Quizá la magia de la tradición se desvaneció por desconocimiento o porque se agotó por el incumplimiento de ofertas. En el pasado quedan episodios dolorosos de dogmatismo, intolerancia, muerte. Después el esfuerzo de aclimatar las diferencias ideológicas pero reducidas a los gloriosos rojo y azul. Y ahora el oprobio.
¿Qué ocurre si todos votamos en blanco, o más radical, no votamos por nadie? Se repiten las elecciones, se proponen otros candidatos. No lo sé. Parece una ilusión de Saramago.
Lo que logra vislumbrarse en el presente no motiva. Se percibe que la gente quiere transformaciones. El problema consiste en que quienes podrían encarnarlas apenas si ahondarían el conflicto. Un presidente sin una mayoría en el Congreso nacional que mejore sus ideas, ¿qué haría? ¿Otra lección más de fracaso?

*Escritor

rburgosc@postofficecowboys.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese