Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El corazón y los negocios

Celebraciones, debido a las buenas ganancias que obtuvieron los bancos en el primer semestre del 2009. A contrapelo, el aumento del desempleo en casi todos los sectores económicos de nuestro país.

Por ello surgen estas preguntas: ¿Los negocios tienen corazón? ¿Qué tipo de corazón tienen los gobernantes, los empresarios y sus ejecutivos? Dentro del corazón de los negocios colombianos se amasan riquezas que despiertan nuevas esperanzas a sus dueños, mientras que afuera del mismo desfilan caudas de desempleados descorazonados, pobres absolutos, y pobres indigentes, cada vez más en ascenso, y sin ninguna posibilidad de soñar. En estas circunstancias, el paisaje de la vida cotidiana no es tan halagador, ni promisorio.
Abordemos los cuestionamientos de entrada. El “corazón de los negocios” es el escenario nacional o global donde operan las grandes, medianas y pequeñas transacciones del mercado, regidas por la oferta y la demanda. “Tener corazón” es ponerle pasión y sentimiento de pujanza a los negocios, para que prospere la iniciativa privada; es mover el flujo económico mediante equipos ejecutivos y asesores llenos de arrojo, con la agresividad del “tigre” o del “león”. Dentro del “corazón de los gobernantes” puede ocurrir: que palpite de satisfacción por la ferocidad de la libre competencia, o al contrario, que sea la expresión de un sentimiento moral y de argumentos éticos dispuestos a frenar la codicia y a regular la dinámica mercantil, basados en el bien común y la responsabilidad social. En cuanto al “corazón de los empresarios”, este, como posible nicho de bondad, podría respetar las reglas del orden jurídico, fundamentos del orden económico y social. (¡Muéstrenme uno! Mañana te lo diremos). O, como cueva de inescrupulosos, burlar el bienestar que merece la sociedad, para avanzar de modo equilibrado y multilateral.
Al hablar de negocios, pérdidas y ganancias, es imposible desconocer los poderes que mueven las leyes del mercado, donde los más poderosos aniquilan a los más débiles. Aquí es donde queda deslucida la ética de los negocios públicos y privados, pues no logra limpiar las vísceras al capitalismo desalmado. El discurso de lo justo y de lo injusto se volatiliza, o lo apartan hacia un lado porque estorba. Frente al pelotón de desempleados campean los costos de la guerra y el robo legalizado. La miseria, protagoniza decepciones, trompicones, caídas y muertes.
De esta manera, al corazón de los negocios, al de los gobiernos y al de muchos empresarios y sus agentes, sólo les motiva sacar la mejor partida del entorno nacional e internacional. Sus metas consisten en competir con designios y trucos que subviertan los valores y la finalidad de las organizaciones, el emprendimiento y el empresarismo.
Por lo tanto, no debe cesar la reflexión crítica, desde la ética empresarial, en los medios de comunicación, en las universidades y al interior de las empresas. Como estamos volcados a viajar de rueda en rueda de negocios, nos debe interesar el dolor ajeno. Negociar con justicia es una prueba exitosa de inteligencia y solidaridad. Para evitar que el corazón y los negocios se divorcien, es urgente que la riqueza ganancial sea compartida equitativamente, morigerando el desmedido provecho particular.

*Docente catedrático UTB

argemiromenco@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese