Indicadores económicos
2017-04-28

Dólar (TRM)
$2.944,31
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,48
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,03
UVR, Hoy
$249,07
Petróleo
US$48,97

Estado del tiempo
2017-04-28

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 17:13

Marea max.: 23 cms.

Hora: 00:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 3
Taxis
1 - 2
Motos
S/M

El efecto Drácula

En días pasados, mientras se disfrutaba de un menú en compañía de un par de profesores, se llegó al tema de las organizaciones (entendiéndolas como empresas) y surgió una curiosa pregunta de uno de ellos: ¿por qué hay organizaciones que se esfuerzan mucho y aun con relativo éxito, no se les prevé un buen futuro?

Responder este cuestionamiento no es seguramente nada fácil, pues la reflexión obliga a explorar el campo conceptual del “Managament” (administración) en toda su complejidad (estrategia, diseño organizacional, gestión organizacional, etc.).
Ciertamente, había que responder por lo menos de forma especulativa al reto de la pregunta. En esos momentos recordé una intervención que realicé en un seminario doctoral que daba cuenta sobre el sujeto, el poder y la organización, en el cual se discutía la condición estructural del sujeto kantiano y freudiano (el sujeto de la razón crítica y el sujeto neurótico. La discusión buscaba comprender al “sujeto” como un ser en “falta” permanente, un ser incompleto. De repente, hice una reflexión sobre la tragedia mítica del personaje conocido como Drácula.
Su tragedia, contrario a lo que muchos podrían pensar, no está relacionada con su inmortalidad. Realmente está centrada en su incapacidad de poder reflejarse en el espejo. Su problema no es saber quién es, sino cómo es. Saberse eterno y no poder reflejarse es tal vez más trágico que saberse inmortal. Pero, ¿qué tiene que ver esto con la organización?, preguntan los acompañantes del almuerzo mencionado.
Metafóricamente hablando, existen organizaciones que sufren la tragedia de Drácula (no significa que sean organizaciones inmortales). Existen, tienen consciencia de su existencia pero no se reflejan (no saben cómo son). Son organizaciones centradas en su existencia, pero son organizaciones en “falta” constante. Existir no es sinónimo de reflejarse, la existencia puede ser vacía sin la correspondencia del otro y, de los otros. Conjugar la existencia organizacional en primera persona, lleva al efecto Drácula.
La organización que se refleja, no está centrada en su propia existencia. Por el contrario, se concentra en la existencia ajena y, desde ahí, construye sentido, significado a su propia existencia social y empresarial, buscando la correspondencia que se indica en el reconocimiento de una labor y un trabajo que construye tejido social a partir de las relaciones, más que por la cantidad de transacciones.

*Ph.D (c) en Administración de la Universidad EAFIT en convenio con el HEC de Montreal.
Profesor investigador, asociado, Universidad Tecnológica de Bolívar.

jrobledo@unitecnologica.edu.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese