Indicadores económicos
2017-05-25

Dólar (TRM)
$2.905,29
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.251,89
UVR, Ayer
$250,07
UVR, Hoy
$250,11
Petróleo
US$51,36

Estado del tiempo
2017-05-25

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 06:26

Marea max.: 28 cms.

Hora: 23:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-05-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El Gallo

En 1922, dos años después de la trágica corrida de Talavera de la Reina, en la que murió Joselito corneado por un toro musical –Bailaor–, volvió a América, pero vino por primera y única vez a Cartagena de Indias, su hermano Rafael Gómez Ortega, El Gallo, aquel matador que creía que el arte nace con el torero, se le enquista en la muñeca y le transpira por el garbo.

Un empresario ambicioso montó, en la primera plaza de la Serrezuela, un mano a mano con Bienvenida, y el lleno alcanzó las banderas. Rafael toreó como los dioses: con dominio, valor y maestría. El público enloqueció con Gómez, y Bienvenida le retiró hasta el saludo por la aplanchada que le infligió.
Treinta años más tarde, El Gallo les confesó a sus contertulios del Café Britz, de la Calle Sierpes, en Sevilla, que en esa memorable ocasión había toreado también en Arjona. No contó detalles de su inédita aventura, pero tuvo que protagonizarla –si no se trataba de otra de sus mentiras antológicas– en las corralejas de febrero, con toros prestados por don Gregorio Zárate, el viejo, y don Isaías Simancas, y sin el traje verde botella con azabache que trajo consigo desde Cádiz.
De lo que sí le dio detalles El Gallo a Donaldo Bossa Herazo (quien lo entrevistó para un periódico cartagenero) fue de su viaje en tren hasta Arjona, y le describió las fincas de don Fernando Vélez Daníes como si estuviera folgando el rey don Rodrigo en otra Profecía del Tajo. ¡Tanto impresionó su vista el hermoso y desconocido paisaje! ¿Pasaría El Gallo, en forma inesperada, de los ejemplares de Santa Coloma y Miura –aun cuando fuera por un ratito– a los barcinos matreros de una plaza de pueblo tropical?
Difícil creerlo de un torero tan supersticioso, que se asustaba de ver a un tuerto antes de la corrida o de encontrarse con un entierro de cruz alta cuando iba para el coso de turno. Pero a partir de 1921 El Gallo ya no era el torero de los 70 u 80 contratos que mataban de envidia a otros toreros de fama, y prefirió cambiar, de pronto, esa atmósfera de desamparo por nuevas y febriles experiencias. Sólo en 1926, al cumplir sus bodas de plata toreras, los españoles volvieron a ovacionarlo y a celebrarle las peripecias que relataba de otro viaje a América. No era esa rodada por la pendiente de un bajonazo profesional la que podía animar a un matador de su estirpe a “mantear” en una corraleja repleta de curiosos, garrocheros, borrachos y brujas itinerantes.
Si El Gallo juraba haber convencido a la muerte de que no se lo llevara para otro redondel que no se pareciera ni al cielo ni al infierno, después de la cornada de Algeciras, y haber oído la voz de un toro que lo amenazó con un pitonazo mortal si entraba a matarlo luego de una faena arrobadora en Castellón, durante la feria de la Magdalena, lo lógico era confirmar la noticia de su presentación en Arjona. El abuelo de uno de mis condiscípulos de bachillerato era el único testigo confiable. Ese tipo es más embustero que Joaquín Lucío Fonseca y Castro, dijo.
Pero como El Gallo era siempre una sorpresa, según lo revela Francisco Narbona, uno de sus biógrafos, nada de raro tiene que hubiera querido enterrar en Arjona, frente a un toro sin casta y sin trapío, en ausencia de manolas y majos, la ruidosa leyenda de su miedo.

*Columnista y profesor universitario

carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese