Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-16

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.130,02
UVR, Ayer
$242,55
UVR, Hoy
$242,56
Petróleo
US$52,37

Estado del tiempo
2017-01-16

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 21:53

Marea max.: 8 cms.

Hora: 14:10

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

El hacha de Tartarín

Había resuelto no referirme nunca más a la extinta administración del sancionado Joaco Berrío, y menos en un día de elecciones que pintan reñidas y alegres. Pero me obligó una diatriba del abogado David Espinosa, en la cual dijo que mis afirmaciones en el artículo titulado ¡Cayó!, de hace dos semanas, son dolosas y constituyen, por inferencia suya, un claro epistema in doxa contra la honra de su poderdante.

Mis juicios en la columna citada se refirieron al desempeño deplorable del señor Berrío en un empleo que buscó y hubo de dejar cinco días antes de que la Procuraduría lo destituyera. Si hablé de despilfarros y de abusos fue porque el Ministerio de Protección Social, en un informe sobre la Salud en Bolívar, destacó la desproporción entre la alta cuantía de las inversiones y sus magros resultados, y por las razones que adujo la Superintendencia para intervenir la Secretaría del ramo, y por las desarticulaciones del sector que enumeró y explicó el primer interventor en una larga rueda de prensa. Eso es calificar una mala administración, no vulnerar la honra del administrador ni destruir su integridad moral.
Ahora bien, que los mercados adquiridos para sortear los estragos del invierno de 2007 se pudrieron, no es un invento mío. Que Berrío se resistió a pagarlos, tampoco. Que perseveró en su punto de vista, a despecho de las decisiones judiciales que ordenaron su pago, menos. Que ya de ex gobernador –posteridades gubernamentales– le pidió al encargado que no los pagara, lo leímos todos. Nada doblegó su intransigencia ni ablandó su insensibilidad. Nerón y Calígula en cuerpo ajeno.
Lo único que yo podría hacer, para que el administrador Berrío vea que nada tengo contra su honra y su integridad moral, es sumarme a un movimiento que se está gestando en el Sur de Bolívar para erigir unos bustos del ex mandatario en las plazas de los municipios que esperaron en vano la ayuda que los resarciera de los daños del invierno de 2007, pues demostró que las torturas de una tragedia sucumben al imperio de la testarudez.
A riesgo de excederme en satisfacciones al abogado Espinosa y al administrador Berrío, pienso incluir el sainete anterior en un libro que publicaré con el título de Historia universal del rigor.
Sobre las pensiones del magisterio me incomoda repetir que el ex gobernador, no obstante estar en firme la revocatoria de un mandamiento de pago hecha por la Sala Laboral del Tribunal Superior de Bolívar, dictó las resoluciones números 325, 410, 411, 412, 413, 444 y 476 de 2008, para actualizar y reajustar mesadas a petición del apoderado de la Asociación de Maestros, o de su oficina. Si decirlo es otro epistema in doxa contra la honra acerada de Berrío, me servirán –igual que el informe del Ministerio, la resolución de la Superintendencia y las declaraciones del interventor– para probar que no me animó “el inequívoco propósito de injuriar y calumniar” a nadie. No pediré, como el Tartarín-Quijote, un hacha similar a la que asomó en los agravios que me espetó el abogado Espinosa
La honra y la integridad moral no hay que cuidarlas de lo que otro diga sino de lo que uno haga. Para ponerlas a salvo no se requiere, en consecuencia, un apoderado que las exija por sentencia judicial.

*Columnista y profesor universitario

carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Por favor Dr.Villalba.Ud dice

Por favor Dr.Villalba.Ud dice que se revoc'o un mandamiento de pago,pero no dice que el mandamiento ejecutivo de la obligaion de hacer qued'o en firme,dicho por el Mismo Tribunal Superior..Aqyui lo tienen Srs.Lectores,tergiversando el columnista.Lo que sze debe es tener en cuenta lo que le ha costado estos procesos al depto.de Bolivar desde hace 50 anos,y lo que se va a seguir costando,tanto por mi como por mis herederos,ya que esto siggue hasta continua

las ultimas consecuencias.Le

las ultimas consecuencias.Le repetimos hasta el cansancio,Ud.jam'as ha ejercjdo la profesion de abogado,y se sigue por los chismes,siendo la realidad procesal otra cosa.Nos pueden vituperear,pero nuestros conocimientos nadie no los quita,sino Dios.Ahora nos tienen que vencer en la Corte Internacional por habernos hecho abandonar nuestra patria querida,pero eso metido en el hecho historico de la globalizacion,y podemos vivir en cualquier parte del mundo continua

Ud.Dr.Villalba puede decir lo

Ud.Dr.Villalba puede decir lo que quiera en su columna,pero en los estrados judiciales es otra cosa,porque alli hay que probar,y desde ahora le manifestamos que todo el producto de estos procesos seran para los ninos con cancer de Colombia y de Usa,como hemos hecho con parte de estos recursos ,entre ellos a FUNDEVIDA.

Parece,Dr.Villalba,que con lo

Parece,Dr.Villalba,que con lo que aparece tanto en la realidad procesal durante nuestro 50 anos de ejersicio de la profesion de abogado,,sin ser empleado publico ni mucho menos pensionado ,como lo es Ud..la respuesta de nuestras vidas es contundente.Dejamos todo sembrado de amor.y sin haber atacado judicial ni extrajudicial injustamente a nadie.El Dios de la Verdad siempre me ha hecho Libre y haciendo que mi cuerpo viva por la fuerza de mi espiritu..