Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El nuevo saber

Con el invento de la imprenta y los libros primero, y más recientemente la computadora y el Internet, ha ido cambiando poco a poco la importancia del saber, entendido como la acumulación de información (llamémoslo conocimiento enciclopédico: que requiere de una gran capacidad de memoria, descreste y fantasía) cediendo el paso a un concepto más amplio y profundo del saber, caracterizado por el “saber que hacer” en determinadas circunstancias, que yo concibo como el tener criterio; el “ser capaz de elaborar nuevas opciones” para resolver las situaciones más complejas de la vida (ser creativo); y el “ser inteligente, osado y emprendedor”, y tener la capacidad directiva para lograr el cometido.

Nada de eso se aprende en la universidad, si no que es consecuencia de la práctica vital; de hacer, errar, y aprender de los errores. No obstante es innegable que el paso por las aulas, el Internet y los libros, son una condición necesaria (indispensable, pero no suficiente) para lograr lo que hemos llamado aquí, el nuevo saber. Algunas de esas características son parte de la personalidad; conforman la inteligencia emocional; lo que indica que la verdadera educación comienza en las primeras etapas de la vida, y con el ejemplo continuo de los padres.
El saber cómo se conocía hace algunos años, ha sido superado (transcendido) por la capacidad analítica y el entender, convirtiendo la universidad en algo parecido a un gimnasio de la mente y la personalidad, más que fuente de información.
A pesar del escepticismo de algunos más jóvenes, que creen que el conocimiento viene de los libros, la realidad incuestionable es que el conocimiento viene de la práctica, y se trasmite a través de la enseñanza, el Internet y los libros. Cada disciplina, por supuesto, tendrá sus énfasis y sus particularidades, pero en todas, así como el músico y el pintor una vez logrado el dominio de la técnica a punta de repetir, reproducir e imitar, es capaz de crear, simple y llanamente porque repetir es aburrido y crear emocionante, los individuos, en otras ramas del saber, son capaces de innovar.
No sé hasta qué punto la universidad (sus directivos y profesores) han comprendido y puesto en práctica en sus métodos de enseñanza, esta nueva realidad. No se tampoco cuantos estudiantes, al descubrir la falencia didáctica de sus maestros, se dedican al “copy paste” del Internet y las enciclopedias virtuales para realizar sus trabajos. Lo cierto es que para salir del subdesarrollo, que a todas luces es mental, tenemos que ser capaces de dar ese salto cualitativo.
Es posible que el sistema de desarrollo económico fundamentado en el tener, preferencie y estimule el aprender simplemente para vender el conocimiento adquirido (mientras más secreto y necesario mejor), convirtiendo al profesional en una maquina industrial que repite con cierta monotonía procedimientos y cobra. No obstante ese mismo sistema que propicia la competencia por los recursos, estimula la innovación y el cambio.
Como en todo, el mercado pone el ritmo: los más grandes y competidos (desarrollados) jalonan; y los más pequeños y protegidos imitan. El peligro es que en esa carrera loca por sobrevivir, se puede destruir el hombre, la sociedad y sus valores, y así el desarrollo -creo yo- no es positivo.

*Ing. Electrónico, MBA, pensionado Electricaribe

myances@msn.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese