Indicadores económicos
2017-11-22

Dólar (TRM)
$3.001,07
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.516,65
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,72

Estado del tiempo
2017-11-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:24

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El poder de la vergüenza

Benjamín Franklin fue un refinado intelectual, un gran inventor, excelente educador y estupendo político.

Proponía como proyecto de vida un pragmatismo ilustrado, asentado sobre el trabajo, el orden y la vida sencilla y sobria. Fue uno de los padres fundadores de la patria estadounidense y un participante decisivo en la elaboración de la Constitución de 1776. Ese año fue embajador en Francia. Amigo personal de Voltaire, quien a sus 84 años, celebraba con Franklin la alegría del encuentro. Una tarde, en un café cualquiera de París, irrumpió un joven revolucionario, Georges Danton, diciendo en voz alta para que todos lo oyesen: «El mundo no es más que injusticia y miseria. ¿Dónde están las sanciones?» Y dirigiéndose a Franklin le preguntó provocativamente: Señor Franklin ¿por detrás de la Declaración de Independencia norteamericana, no hay justicia, ni una fuerza militar que imponga respeto? Franklin serenamente contestó: «Se equivoca, señor Dantón, detrás de la Declaración hay un inestimable y perenne poder: el poder de la vergüenza (the power of shame).
Es la vergüenza la que reprime el impulso a violar las leyes y frena la voluntad de corrupción. Para Aristóteles la vergüenza y el rubor eran indicios inequívocos de la presencia del sentimiento ético. Cuando faltan, todo es posible. La vergüenza pública obligó a Nixon a renunciar a la presidencia. Todavía es frecuente ver gente “empeñada en lo Público” pidiendo la dimisión inmediata por actos vergonzosos. Los “takatakas”en Japón llegan a suicidarse por no soportar la vergüenza pública, los “chibchas” entre nosotros no se avergüenzan de nada porque al mal aprendieron a llamarlo bien. Sentir vergüenza es tener un límite intraspasable. Violado ese límite, la sociedad desprecia a su violador, pues sin límites no se puede convivir. ¿Qué es tener vergüenza? Es tener sentimiento de la propia dignidad; tener pundonor. De esto hay un déficit creciente.. Son personas que a fuerza de hacer lo ilícito y de saberse impunes perdieron el sentido de la propia dignidad. Robar del erario público, y comerse ellos la merienda escolar de niños muy pobres, no les ruboriza ni les hace enrojecer. Crimen es la estupidez de quien deja rastro o se deja pillar con las manos en la masa. No les importa, pues saben que saldrán impunes, basta con pagar buenos abogados y presentar recurso sobre recurso, hasta que expire el plazo. No pocas veces tanto en el palito de caucho como en los bajos de las tres plazas los sensatos dicen: “la justicia ha sido montada para facilitar estos recursos y favorecer con el poder a quienes no tienen vergüenza”. Siempre recordaré lo que me decía mi amigo del basurero de Mandela a finales de los años 90 cuando acompañaba estas comunidades que solo pretendían sobrevivir: «lo que más me duele es tener que tragarme la vergüenza y sujetarme a vivir de la basura. Pero no soy un “buscabasuras”, soy un trabajador que con mi trabajo digno consigo alimentar a mi familia». Pido a Dios para que nuestros servidores públicos tengan el sentido de la dignidad de este trabajador. Solo así nuestra política no sólo será digna, sino que además será dignificante.

*Sacerdote y sociólogo, director del Programa de Desarrollo y Paz de los Montes de María.

ramaca41@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Agradable leer una columna

Agradable leer una columna llena de tanta enseñanza como 'esta; padre tambien el perder el temor
a Dios, nos hizo perder todo tipo de verguenza y perdimos la dignidad, que no se compra con todo
el dinero del mundo. Solo los tontos confunden el precio y el Valor. Felicitaciones y que siga escri-
biendo estos temas de mucha reflexion.