Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El sino trágico de los Kennedy

El 25 de agosto falleció a los 77 años, en Hyannis Port, Massachusetts, Edward Kennedy (Ted), el último patriarca del Partido Demócrata de Estados Unidos, como consecuencia de un tumor cerebral.

Este suceso es el episodio trágico más reciente de una familia que, según todos los pronósticos, estaba destinada a que muchos de sus miembros rigieran los destinos de Estados Unidos, pero varios eventos trágicos evitaron que se cumplieran estos augurios.
La familia Kennedy inició su andadura en los Estados Unidos con Patrick, un irlandés que arribó a Boston en 1848, el cual, como todo inmigrante, tuvo que abrirse paso con laboriosidad. Su hijo, Patrick Joseph Kennedy (PJK), nació en 1859 y desde su juventud se dedicó a la venta de licor, lo cual lo enriqueció y de paso le sirvió para hacer una carrera política fulgurante en el Partido Demócrata, al punto de que llegó a ser miembro del senado del estado de Massachusetts.
PJK tuvo un hijo llamado Joseph Patrick Kennedy (1888-1969), quien se educó en la Universidad de Harvard. Joseph era un líder y a los 26 años fue el director de banco más joven de los Estados Unidos. No obstante, siguiendo el ejemplo de su abuelo, incursionó en el negocio del licor. Cuando se expidió la ley Volstead (1919-1932), que prohibió la venta de bebidas alcohólicas, parece que Joseph tuvo vínculos con los contrabandistas de alcohol (léase mafia), lo cual lo convirtió en multimillonario.
En virtud de su matrimonio con Rose Fitzgerald, hija del alcalde Boston, ingresó a la política y en las elecciones presidenciales de 1932 apoyó la candidatura de Roosevelt. Éste, en reciprocidad, lo nombró Embajador en Londres, en donde tuvo un desempeño problemático por su talante antisemita y por no ser partidario de que Estados Unidos se involucrara en una guerra contra Alemania.
Después de este episodio, Joseph se dedicó con ahínco a preparar a sus nueve hijos para que tuvieran un destino superior, lo cual no era difícil, pues estos tenían acceso a una buena educación, estatus social, dinero, vínculos políticos y relaciones económicas, mejor dicho, un póker de ases. Pero la adversidad se cebó en ellos. Joe (1915-1944) murió en un accidente confuso mientras era piloto de guerra en la II Guerra Mundial. Kathleen falleció en 1948, en un siniestro aéreo en Francia.
Los más promisorios vástagos, John F. y Robert, fueron asesinados en 1963 y 1968 respectivamente. En ambos casos no se han establecido todavía todas las claves de estos magnicidios. En 1969, Edward, senador de los Estados Unidos, tuvo un accidente automovilístico en Chappaquidick, en el que su ayudante, Mary Jo Kopechne, falleció. Este hecho fue un golpe para sus aspiraciones presidenciales pues se le criticó el haber huido y haberla abandonado agonizante.
No obstante este traspié, Edward se convirtió en patriarca del Partido Demócrata. Después, vinieron otros hechos desgraciados sobre esta familia. David, un hijo de Robert, murió de una sobredosis de heroína en 1984 y otro hijo suyo, Michael, falleció en un accidente de esquí en 1997, y John F. Kennedy Jr. murió en un accidente de aviación en 1999, y este año, la muerte de Edward fue otro episodio de la racha trágica de esta familia, que parece ser también su epílogo político.

*Directivo Universitario. Miembro de número la Academia de la Historia de Cartagena.

menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese