Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-21

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:04

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:33

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El verdadero galeón San José

Al final de una tarde de junio en 1708, perseguido implacablemente por el navío inglés “Expedition”, con 74 cañones a bordo, el galeón San José trata de escaparse desesperadamente entre las aguas tranquilas del Caribe colombiano, frente a las islas del Rosario en Cartagena, pero le resulta imposible: la embarcación trae demasiado oro, plata y piedras preciosas, con destino a la corona española.

Como quien dice, la glotonería saqueadora se convirtió en su propio verdugo.
Cuentan los historiadores que no había suficiente viento para mover la embarcación “más cargada de tesoros provenientes de las colonias españolas”, y entre fogonazos de los cañones, exactamente cuando la noche le pedía permiso a la tarde para asomarse, es decir a las 7 P.M., el barco explota misteriosamente y se pierde en las profundidades del océano, con su fortuna a bordo.
Desde aquel momento nació la leyenda por recuperar un tesoro estimado hoy entre los 5.000 y 10.000 millones de dólares (algo así como 20 veces el presupuesto de Cartagena en un año), escondido en las profundidades del mar, exactamente donde las sirenas duermen su siesta.
¿Quién no ha soñado con encontrar tesoros en su vida? ¿Quién no desea resolver sus apremios buscando fortuna en las profundidades del océano? Pero al mismo tiempo me pregunto: ¿por qué siempre estamos escudriñando en los mares oscuros y peligros? Cuando muchas veces (para no decir siempre) la solución a nuestros problemas permanecen a la vista, en nuestras propias narices.
¿Somos pobres? “Claro que sí”, respondemos rápidamente, porque así lo predicamos a los 4 vientos en Cartagena; cuando la realidad es que tenemos una ciudad repleta de los mayores tesoros que podamos usar.
La leyenda del San José se convierte así en la metáfora de la riqueza extraviada en las profundidades de un océano imaginario que baña la ciudad empobrecida, con la tradición de unos gobernantes que no ven las oportunidades ofrecidas. ¿Será que en eso consiste el subdesarrollo, en buscar el progreso en lugares impenetrables? Pareciera que sí, porque el inventario de tesoros disponibles es impresionante: ¿Cuánto podríamos lograr desarrollando a Barú, por ejemplo? ¿Cuánto vale Tierra Bomba? ¿Estamos usando eficientemente la Bahía? ¿Y qué decir del Centro Histórico, de las Murallas y Fortificaciones? ¿A quién le sirve el fuerte de San Fernando de Bocachica? ¿Y el Laguito? ¿Explotamos el canal del Dique? ¿Estamos manejando adecuadamente nuestras Playas? ¿No será que el proyecto de Canales y Lagunas es el verdadero galeón San José?
Me comentaba recientemente un amigo que en pocos meses tendremos en funcionamiento el “Emisario Submarino”, lo que viene a significar que el 60% del alcantarillado que hoy estamos arrojando a la ciénaga de la Virgen (el 40% restante sale por la bahía), con toda su porquería a bordo, quedará en la historia, y en poco tiempo, acompañado del saneamiento que viene logrando “La Bocana”, estaremos recuperando a uno de los espejos de agua más amplios y bellos de la costa colombiana. ¿Se imaginan ustedes la valorización de predios para toda la zona Sur Oriental, casualmente la más pobre del Distrito? O será otro galeón perdido en el inventario de tesoros inexplotados de Cartagena.

*Economista, Empresario

jorgerumie@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Jorge, es una ironía, la zona

Jorge, es una ironía, la zona de la Ciénega de la Virgen y la Zona en las faldas del cerro de la Popa deberían estar entre las zonas mas lindas y recidenciales de Cartagena; sin embargo, lo que puede ser precioso lo afea las invasiones, la pobreza, la falta de cultura de esta gente que habita en estas zonas. Es una ironía, pero el desorden y la incultura de la gente de Cartagena impiden que haya mas progreso que de otra manera resarcería en una mejor calidad de vida para todos los estratos: altos y bajos. Pero esto de Cartagena es un problema estructural: La corrupción de la clase dirigente, el egoísmo de su clase empresarial, la indiferencia de la clase media y trabajadora y la ignorancia de su clase marginada. En otras palabras, es una ecuación que no tiene solución positiva por ninguna parte dada que todas sus variables son negativas. Pobre Cartagena!. ¿Alguna vez te has imaginado como sería Cartagena si estuviera en manos de los "gringos"?

Albert Einsten que podría

Albert Einsten que podría despejar y resolver esa ecuación ya murió, pero tienes razón en algunas cosas. ¿Cómo estaría Cartagena en manos de los gringos? Buena pregunta, vamos a especular un poco: Igual o peor que Cuba antes de la revolución: Drogas, Prostitución y todas las bajezas posibles, aunque sin haber revolución en Cartagena, ya existen y en Cuba no han dejado de existir tampoco.

Sin embargo, ¿Que tal un

Sin embargo, ¿Que tal un Disney Cartagenero, donde no se cuenten historias de hadas ni de vaqueros, ni asaltos a diligencias, sino que se muestren batallas navales entre los galeones, obras de teatro en los escenarios reales, guerras entre indios y colonizadores, con los nativos de las islas vestidos a la usanza de la época de la conquista, donde los "turistas" decidan hacer el papel de los españoles, indios, negros o criollos?

¿Cuanto más, atraerían estas

¿Cuanto más, atraerían estas obras de teatro y los escenarios a los grandes cruceros? ¿Cuantos ingresos para la ciudad y sus habitantes? Ahora solo muestran a unos coreógrafos bailando en las tardes o en las noches en algunos sitios públicos. Copia de París y del resto de Europa con sus obras de teatro al aire libre. Eso no es malo, pero tampoco suficiente, debería hacerse en toda la parte histórica, Castillos, murallas, etc.

Pero lo que se hace en

Pero lo que se hace en Cartagena con los turistas es robarles aumentando los precios normales de los productos y servicios, atracarlos para robarles las cámaras de video y fotos, ofrecerles servicios de prostitución infantil. ¿Quién regresa después? ¿Quién le dice a un pariente o amigo, después que lo robaron o lo hirieron en un atraco, que venga a Cartagena?

Así no es Cartageneros,

Así no es Cartageneros, Disney es lo que es porque está donde está y administrado por los que son. A estas alturas, los gringos en la boca del Laguito que se “rellena sola” todos los años, hubieran construido un rascacielos o unas torres gemelas, allá en Cgena pagan todos los años una gran cantidad de plata para dragarlas porque ese contrato representa una jugosa comi$ión para los gobernantes de turno.

Los gringos ya hubieran hecho

Los gringos ya hubieran hecho un puente de Bocagrande a Manga o del Laguito al Bosque, de Bocagrande a Tierrabomba y de Tierrabomba a Barú, un metro por debajo del cerro de la Popa o tuvieran el Cerro sembrado de marihuana, no se sabe.

Hace falta mucha educación,

Hace falta mucha educación, civismo y urbanidad en una ciudad donde cierran el mercado tres días para limpiarlo y al día siguiente después de reabrirlo, está igual o peor que antes. De nada le vale ni les importa a los comerciantes las pérdidas por el cierre. Se las dejo ahí. Ojalá algún día todo cambie.

De aquí el mayor recuerdo que

De aquí el mayor recuerdo que se llevan es vestidos con su misma ropa al lado de la India Catalina, las botas viejas, abrazados con sus amigas y amigos en las murallas, pero no se llevan una foto ni un video de ellos participando en una película de la conquista, con la ropa de esa época.