Indicadores económicos
2017-02-26

Dólar (TRM)
$2.886,52
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.062,30
UVR, Ayer
$244,39
UVR, Hoy
$244,48
Petróleo
US$53,99

Estado del tiempo
2017-02-26

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 03:53

Marea max.: 13 cms.

Hora: 10:54

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 29 a 33 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1,3 a 2,5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

En memoria de un gran educador

Hay fechas y aniversarios que una sociedad comprometida con la dignidad y los valores fundamentales de su historia debe siempre recordar y exaltar en el devenir de su vida social, familiar, profesional y política.

El pasado 20 de julio se cumplió un siglo del nacimiento de Alberto Elías Fernández Baena, y Cartagena está en mora de rendirle el tributo público que no le hizo en vida.
Fue Alberto Elías un excelso educador y un insigne forjador y guía de juventudes a las que hacía un discreto pero riguroso seguimiento para cerciorarse del destino final de sus vidas y profesiones. Tuve la fortuna de estar varios años de mi adolescencia entre los educandos de su Colegio, el COFEBA, y por ello lo percibí en toda su dimensión de gran educador, hombre de bien con sólidos principios morales y éticos, excelente padre y notable miembro de familia.
Desde siempre recuerdo a Alberto Elías Fernández Baena, con devoción y cariño, como el inolvidable personaje que nos señalaba normas rectas de conducta y los senderos que debíamos transitar para convertirnos en prospectos de personas dignas, decentes y útiles a la sociedad; se conjugaban en él, además, condiciones y atributos de carácter recio y disciplinado que combinaba con un sentido del humor profundo y magistral que usaba sabiamente en sus propósitos de educar a los estudiantes “fernandistas”.
Recuerdo hoy con gratitud sus regaños por travesuras de conducta o bajo rendimiento en los estudios, pero entre todos el inolvidable se dio el día que ordenó traer de su residencia –él vivía con su familia en predios aledaños al colegio– un cepillo y una caja de betún y me ordenó -frente a decenas de condiscípulos- limpiar y brillar mis zapatos, pues en su opinión estaban asquerosos y parecían los de un gamín; él quería recordarme, solía decirme, como el nieto pulcro y bien presentado de quien fue un ilustre educador del colegio en sus inicios, mi abuelo Víctor A. Pareja Lara.
Con los cambios que se han dado como producto de la llamada modernidad de los tiempos, la estirpe de educadores como Alberto Elías y José María De Irisarri, entre otros, ha desaparecido y en su reemplazo llegaron profesionales vendedores de horas de conocimiento e información, debidamente sindicalizados y politizados, pero sin la grandeza ejemplar de los anteriores.
Hoy cuando como sociedad finalmente hemos resuelto aceptar que sólo a través de educación, y más educación, y más educación podremos sembrar una semilla de esperanza que le brinde oportunidades a las miles de personas pobres en edad de formación y estudio, cómo añoramos y valoramos a educadores que como Alberto Elías Fernández Baena hicieron de su profesión una forma para integrar los conocimientos generales con la conducta, el comportamiento y las buenas maneras.

*Rotaremos este espacio entre distintos columnistas para dar cabida a una mayor variedad de opiniones.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese