Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Epístolas de Mozart (*)

Wolfgang Amadeus Mozart viajó por toda Europa cuando niño, acompañado de su padre Leopold. Al final llegó a Paris, donde sus presentaciones fueron exitosas en lo artístico -era un niño prodigio- y en lo económico.

A los 22 años viajó nuevamente a París con su madre. Esa visita no fue afortunada, pasaba desapercibido debido a que los parisinos estaban enfrascados en dilucidar quién era mejor entre el alemán Christoph Willibard Gluck, autor operático, y el italiano Niccolo Piccini.
El 3 de julio de 1778, la madre de Mozart murió. Por primera vez el joven Mozart quedó solo y a raíz de ello escribió dos cartas: la primera al abate Bullinger, amigo de la familia, así:
“París julliet 1778. / ¡Excelente amigo! ¡Llore usted conmigo, amigo mío! Este ha sido el día más triste de mi vida. Estoy escribiendo a las dos de la noche... debo comunicarle que mi madre, mi querida madre, ya no existe, Dios la ha llamado a su lado... la ha querido junto a él, me doy cuenta de ello y me he entregado a la voluntad divina; él me la dio, él podía también quitármela. Pienso solamente en todas las congojas, ansias y preocupaciones que he soportado en estos catorce días... murió sin conocimiento, se apagó como una vela. Hace tres días se confesó, comulgó y recibió la extremaunción.
“Ella tenía que morir, Dios lo ha querido así. Ahora no le ruego otra cosa que un gesto de amigo: que prepare con mucho tacto a mi padre para esta triste noticia. Yo le envié una carta con este mismo correo, pero sólo le he escrito que ella estaba gravemente enferma”. Más adelante insiste ante Bullinger que se ocupe de su padre y de su hermana, y le sugiere que las visite. Y agrega: “Cuide usted a mi querido padre y a mí querida hermana: Respóndame inmediatamente, se lo ruego. Adieu. Su más devoto y agradecido servidor, Wolfgang Amadeus Mozart”.
Es un documento conmovedor y de una alta expresión filial, para algunos, digno de tener en cuenta. Para otros, no supera los límites de los convencionalismos barrocos.
A esta correspondencia hubo una respuesta de Leopold, en la cual aceptaba el hecho estoicamente. Posteriormente, Leopold cayó en una depresión profunda por la muerte de su esposa y compañera. Él tenía un concepto alto de la integridad familiar.
Leopold le solicitó a Wolfgang en una misiva que le informase de la enfermedad de su esposa. Mozart le escribió una carta de doce páginas, en la cual explicaba el proceso de la enfermedad y los medicamentos usados y señaló los efectos de las medicinas. Sin embargo, no llegó a ninguna conclusión sobre la causa de la muerte. “He quedado irrevocablemente sólo, mi vida depende de ti”, fue una de las frases que Leopold escribió para sensibilizar a su hijo ante su alejamiento previsible.
¿Pero qué significaba la soledad para Mozart? Era un estado poco habitual para alguien controlado siempre por sus progenitores. Lejos de Leopold, por primera vez tenía las riendas de su situación. Esa soledad la percibió como positiva, con un creciente gusto por la vida.
Mozart, es preciso destacarlo, escribía bien, hecho comprobado en sus cartas frecuentes a su familia. También le encantaba usar un lenguaje escatológico, lo que revela otra faceta de su personalidad…

(*) “Humanismo, medicina y opinión”

**Médico Cardiólogo. Ex Director de El Universal. Académico de Número de la Academia Nacional de Medicina, de la de Cartagena y de la de Historia.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese