Indicadores económicos
2017-05-25

Dólar (TRM)
$2.905,29
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.251,89
UVR, Ayer
$250,07
UVR, Hoy
$250,11
Petróleo
US$51,36

Estado del tiempo
2017-05-25

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 06:26

Marea max.: 28 cms.

Hora: 23:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-05-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Formación para la sociedad

Como académico me preocupa que algunas empresas opinen lo que me dijo el gerente de una de las 750 compañías más grandes del país, a propósito de algunos de sus profesionales: “No llegan preparados para actuar por iniciativa propia. Siempre esperan las instrucciones de su jefe. Necesitamos profesionales más independientes”.

La respuesta de las universidades a esto bien podría ser que las empresas no les han indicado sus necesidades para los próximos cinco o más años, y tendrían razón porque el proceso de formación profesional toma más de 4 años. Esto puede ser cierto en cuanto a conocimientos y habilidades instrumentales, pues no hay que olvidar que la velocidad de cambio en la sociedad del conocimiento es tan alta que en esa realidad los egresados de muchas partes del mundo están ya obsoletos cuando se gradúan.
Habría que ahondar más y es por esto que propongo una idea que parece trillada: la formación debe ser integral. Lo anterior se podría reducir a que el profesional debe estar formado en el hacer, el ser y el aprender.
Para actuar con idoneidad en un entorno social competitivo, el profesional debe, por supuesto, dominar los quehaceres propios de su profesión: las habilidades prácticas para aportar a la sociedad.
Pero para formarlo integralmente hay que enfrentar al futuro profesional a un ejercitarse continuo, y entrenarse en solucionar dilemas éticos. Sobre todo, consolidar el concepto de que lo importante es ser, y no tener. Hay que cultivar el placer del silencio, el encontrarse consigo mismo y respetarse, adquirir el hábito de la disciplina y del trabajo duro y cotidiano.
Esto tiene muchas aristas: autoestima, proceder recto, responsabilidad social, capacidad para dar y recibir afecto y en general, reconocer al otro, respetarlo y aceptar la diversidad. Es decir, aprender a vivir en comunidad.
Por último, pero tan importante o más que lo anterior, es aprender a aprender. La universidad debe formar profesionales a los que se les pueda olvidar lo aprendido, pero que les quede su capacidad de pensar y aprender de forma autónoma. Es la competencia mejor, y quizás única, que se tiene que desarrollar y es el verdadero meollo de la formación. Esto se logra estimulando la curiosidad, no la subordinación al conocimiento del maestro, educando para la libertad, para la autonomía intelectual y no para la sumisión.
Quien no aprenda a aprender en forma autónoma, no sobrevivirá en la sociedad del conocimiento. Hay que formar al profesional más allá de lo instrumental; aprender a través de la abstracción a solucionar problemas; enfatizar en la comprensión y análisis de conceptos y procesos y en la responsabilidad del estudiante sobre su aprendizaje, más que en la enseñanza impartida por el docente; entrenarlo para tener iniciativa, para buscar res-puestas. La base de su proceso de aprendizaje debe ser la reflexión, el análisis y el cuestionamiento. No importa el qué aprender, sino cómo hacerlo. Esto es la aplicación consciente del método socrático clásico de la Mayéutica.
Si se aplica lo dicho y se mantiene una comunicación fluida entre la empresa y la universidad, se formaría a los profesionales que la sociedad requiere y no habría lugar al comentario mencionado inicialmente. Esta es la verdadera pertinencia de la educación.

*Profesor de la Universidad Tecnológica de Bolívar

nachovelez@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

BRAVO !!!!FANTASTICA COLUMNA

BRAVO !!!!FANTASTICA COLUMNA !
Educando para la "LIBERTAD", y para la "AUTONOMIA INTELECTUAL" y NO para la "SUMISION" !!!
AHI ESTA EL SECRETO DE LA CREATIVIDAD - - LIBERTAD = CREATIVIDAD! Felicitaciones profesor. BRAVO !

Este columnista nos da hoy

Este columnista nos da hoy una verdadera catedra a los profesionales de hoy y de siempre.Quien no aprende del metodo Socratico,se queda absoleto y no llega al personamiento del conocimiento y lo deja la velocidad de la evolusion historica de la tegnologia en la sociedad.

Este columnista nos da hoy

Este columnista nos da hoy una verdadera catedra a los profesionales de hoy y de siempre.Quien no aprende del metodo Socratico,se queda obsoleto y no llega al personamiento del conocimiento y lo deja la velocidad de la evolusion historica de la tegnologia en la sociedad.Estamos tambien de acuerdo con Sole 1928.

de verdad que ha sido un buen

de verdad que ha sido un buen articulo Dr Ignacio. Felicitaciones!! en realidad tiene usted mucha razón con lo que dice. Si los profesionales no comprendemos que debemos buscar nosotros mismos las respuestas y la solucion a los problemas en vez de por el contrario, esperar a que otro nos las resuelva, no vamos a llegar a ninguna parte. Iniciativa, creatividad, disciplina y dedicacion son conductas claves para ayudar al desarrollo de nuestra sociedad.
Por lo que veo usted escribe mejores columnas que su hermano, señor ignacio. Saludos. Bye