Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

H. De la Vega y doctores eminentes

Hace unos días, visitando a mi madre convaleciente de una operación en el colon, le comentaba que las nubes del Chocó se mudaron a Cartagena, pues ahora resulta que llueve prácticamente todos los días. “¿Lo has notado?”, le dije.

Pero ella, mientras acomodaba las penas de su herida reciente, como era obvio, me cambió el tema; quería hablar solamente sobre doctores y medicina.
Me dijo: “Mijo, la generación nuestra fue afortunada por tener al doctor Henriquito de la Vega”, sentenció. “Si mal no recuerdo, se graduó en la Universidad de París. En aquellos tiempos no había los aparatos y exámenes que hoy existen. Ni un poquito. Por el contrario, su oído, sus manos, su vista, eran sus mejores instrumentos. Mis recuerdos de niña eran como si todos mis órganos internos tuvieran un lenguaje especial para sus manos de mariposas… ¡nunca se equivocaba!”, me dijo emocionada.
La verdad, se percibía como una conexión mágica de confianza y familiaridad mutua entre los pacientes y los médicos de antaño, que inclusive ayudaba en la sanación de las personas. Las angustias y sentimientos de los enfermos hacían parte del bagaje de informativo requerido para un buen diagnóstico.
“Imagínate”, comentó nuevamente. “Henriquito llegaba siempre sonriente y descomplicado, muy humano, como dicen hoy día. Inclusive, se bajaba a tu nivel de niña y para relajarte te preguntaba con picardía: ¿A quién quieres más? ¿A tu mamá o a tu papa? Entonces te examinaba, y por lo general recetaba algunos remedios caseros como la cucharadita de bicarbonato y agua para los problemas digestivos, las compresas de agua tibia en el pecho para los inconvenientes respiratorios o los toquecitos de azul de metileno para el dolor de garganta. Y al final, muy tranquilo, terminaba indagando sobre la variedad de postres en la nevera y se hacía servir unos casquitos de guayaba con queso blanco”.
Luego continuó: “Mis recuerdos se vienen abundantes como el dolor que siento ahora en la herida. Y quiero decirte que él también era excelente en los temas delicados. Por ejemplo, cómo olvidar cuando sus manos exploradoras descubrieron el apéndice inflamado de Alberto, tu tío. Fíjate, él mismo llamó al doctor Napoleón Franco y acompañó a su paciente pequeño hasta su recuperación”.
“Henriquito fue para nuestra generación el primer contacto con la medicina y le teníamos una fe ciega. Para nosotros era una mezcla de genio y mago”, puntualizó.
Emocionado, busco cualquier cosa donde anotar. Lourdera, como le llamamos cariñosamente en la familia, siempre ha tenido la cualidad infinita de ver lo mejor en cada persona.
“Veo que estas tomando nota para tu columna de los viernes”, me dijo. “Anota, por favor, que ahora la medicina ha cambiado… pero que debo reconocer que he sido afortunada recientemente, pues con mi operación complicada del colon he contado con la asistencia de tres eminentes cirujanos, como los doctores Juan Carlos Hoyos, Antonio María Martínez y Eusebio Vargas. Y con el doctor Mauricio Bermúdez, tú amigo de infancia, te digo que con él sentí de pronto la presencia de Henriquito de la Vega, ya que destila bondad por todos sus poros y se ocupó de mí con el cariño de un hijo. Dale mi gratitud infinita”.

*M.A. Economía, Empresario

jorgerumie@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

nadie va a opinar? perdio

nadie va a opinar? perdio interes el tipo!!!