Indicadores económicos
2017-12-15

Dólar (TRM)
$2.999,07
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.552,39
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,14
Petróleo
US$57,04

Estado del tiempo
2017-12-15

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 19:27

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:21

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-15

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
5 - 6 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Historia de un entusiasmo

Aquellos que usan la red social Facebook, ya deben conocer la oleada que anima a que Antanas Mockus sea el próximo presidente del país. Si el espacio virtual fuese la verdadera contienda electoral, posiblemente su triunfo ya sería un hecho.

El fervor por Mockus habla acerca del espíritu de la época. Por un lado, habla de un tiempo en el que la tecnología, con su dominio inmenso, trastocó la pirámide del poder y el conocimiento. Pero sobre todo, habla sobre la fisonomía del deseo de los colombianos. Es reflejo del hastío hacia una tradición política uniforme, basada en instituciones turbias, fisuras de corrupción, y los patrones guerreristas que atravesamos con el presidente Uribe.
Porque Mockus personifica algo que es prácticamente inexistente en el país: una verdadera alternativa. Un lugar neutro, alterno, coherente, sensato; un oasis en el desierto. Tal y como Uribe representó en su momento la sed desesperada por soluciones contra la guerrilla, -que partía del hastío contra la violencia del terrorismo- Mockus refleja un tiempo en que los colombianos comienzan a creer que las cosas pueden hacerse de otra manera. Incluso, el uso del color verde tiene un poder simbólico asombroso. Se puede decir que este es el color del siglo, donde son más visibles que nunca las preocupaciones ecológicas, la tendencia hacia lo orgánico y los capítulos históricos inéditos.
El entusiasmo hacia Mockus tiene fundamentos fuertes. Más recientemente, hemos presenciado patrones dictatoriales, intercesiones sucias a la vida privada de las personas, y casos de corrupción que traspasan todos los límites del cinismo. Y más atrás también hemos experimentado la posibilidad de volver a andar por las carreteras del país, antes asediadas por la guerrilla, y de atraer la mirada internacional hacia el país. Todo ello, gracias a las gestiones de Uribe.
Pero si bien hay una validez innegable en el ardor por el espíritu verde, también es cierto que la historia de todo entusiasmo corre un peligro. Y es que el fervor se exceda hasta el punto de convertirse en un sesgo. Como sucede con todo tipo de extremos. Y el caso de Mockus corre este riesgo. Algunos se han animado a tender una comparación con el presidente de Estados Unidos.
Barack Obama representó uno de los saltos más revolucionarios en la historia de ese país. Pero en cierto punto, sin negar los vientos de esperanza nunca antes vistos en un país que hasta bien entrado el siglo XX mantuvo un apartheid aterrador, la razón por la que muchas personas adherían a su causa se debía en gran parte a su raza. El entusiasmo perdía claridad, y el fenómeno Obama terminaba por ser, en algunos casos, un entusiasmo racial y no del todo político.
Algo similar puede suceder con Mockus. Al ver en él al mesías que salvará la política colombiana, ignoramos que tal vez estemos adhiriéndonos a un entusiasmo, más que a una realidad. Tener una alternativa es reconfortante, es respirar aire fresco, y tener un sentido de posibilidad, pero habría que tener en cuenta: ¿hasta dónde llega el entusiasmo y dónde comienza el sesgo?

*Historiadora periodista y escritora

rosalesaltamar@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Si el entusiasmo se

Si el entusiasmo se pierde;seria cometer "Suicidio colectivo". Ni un paso atras ! Yo personalmente creo en Dios a mi manera y, estoy seguro,seguro que el todopoderoso ha seleccionado Antanas Mockus como el Moises del siglo 21 a dirigir al pueblo colombiano ha una nueva vigorosa(libre de parasitos) tierra prometida.La tierra que todos tenemos el derecho de anhelar !Todos nosotros seremos presidente,vice-presidente,ministros etc.Porque, la lucha por SALVAR A COLOMBIA es un deber patriotico! Ya Dios se canso !NO MAS ! Como dijo, John F. Kennedy :No esperes lo que tu patria haga por ti,sino, lo que "TU" hagas por tu patria !!!!! Construir una nueva Colombia y mas tarde ha comer buen mondongo. HE DICHO!

Ser menor de treinta años y

Ser menor de treinta años y votar por Mockus es tener corazón.
Ser mayor de treinta años y no votar por Mockus es no tener cerebro...
¡MOCKUS PRESIDENTE EN LA PRIMERA VUELTA!

Habiendo luchado por siglos

Habiendo luchado por siglos por un mínimo de derechos humanos e instituciones que los respalden, es hora de pensar que el progreso social debe tener en cuenta dinámicas mas incluyentes, como nuestra pertenencia a ecosistemas y nuestra interconeccion como seres vivos de este planeta.

Es hora de entender y luchar por procesos políticos que dignifiquen la existencia, que expandan la santidad de la vida a todos las expresiones sociales.

Valores éticos, valores de honestidad, y de compasión, valores de respeto por la vida, esos son los valores del futuro, ese es el cambio que muchos quieren. Estos valores no existen en una dimensión aparte a procesos políticos, y de hecho constituyen progreso en términos de felicidad justicia y calidad de vida.

La cuestión es que este cambio de valores es trabajo colectivo, no es un trabajo que solo puede hacer una persona.

mucho entusiasmo esperemos

mucho entusiasmo esperemos que no sea un espejismo y no terminemos en un sometimiento. que el Dios de los colombianos nos guie y no proteja...ah verdad que Mockus no cree en Dios, pero yo SI. Uribe gracias, gracias, graicias por guiarnos.