Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Hostilidad y desconfianza

Fue el único residente de mi antigua cuadra sobre cuya vida no puedo testificar. En ocasiones lo vi entrar o salir de su casa, como él a mí. Vivía unos metros arriba de donde yo viví, pero nunca cruzamos un saludo. No se dio la oportunidad para acercarnos.

El llegó cuando yo preparaba mi mudanza. Lo que supe de él fue por referencias de amigos comunes, pues todavía suelo indagar sobre la procedencia y hábitos de quienes se aposentarán a mí alrededor. Además, su tío, que es hoy mi vecino de al lado, siempre lo ponderaba.
Se llamaba Luís Alejandro Támara Reyes, era médico anestesiólogo de apenas con 36 años de edad y tenía como propósito ejercer su profesión hasta cuando las fuerzas se lo permitieran. Pero no lo dejaron cumplir su aspiración. El jueves de la semana anterior lo acribillaron en su vehículo.
La noticia de este asesinato me boqueó. Sentí temor, indefensión y perplejidad. Era como estar atascado en un lodazal en plena noche, mientras la lluvia cae acompañada de relámpagos y truenos.
Es que en Sincelejo, durante lo corrido del año, las situaciones de violencia se han multiplicado, segando vidas y dejando la impresión de que la inteligencia de los órganos de seguridad no está en capacidad de anticiparse a los malhechores, que se abastecen de armas de fuego en un mercado sobre el que no fructifican los controles, de modo que incautar algunas no es desarmar a los delincuentes, cuya osadía los ha llevado a dispararse de pretil a pretil, como ocurrió en el caso del menor que, ajeno a la confrontación, fue herido cerca de la Fiscalía mientras caminaba sobre el andén.
Estos sucesos denotan el riesgo y la incertidumbre que afrontamos los ciudadanos que aceptamos y pregonamos que el uso de las armas corresponde a los agentes del Estado y la resolución de conflictos debe confiarse a terceros que posean los conocimientos y ecuanimidad para determinar a quién asiste la razón.
Se impone revertir este clima de pesimismo, hostilidad y dudas. Es una tarea que debe liderar el Alcalde, quien no sólo sabe que dentro de la sociedad afloran individuos con interés en alterar la escala de valores para entronizar formas de comercio cuya consolidación se alcanza instaurando un régimen en donde los violentos imponen condiciones, sino, también, que la unidad de una comunidad en torno a un propósito termina por restablecer la tranquilidad y la confianza.
Él lo ha reconocido en varias oportunidades, sobre todo cuando se muestra como el abanderado de reafirmar a Sincelejo como una ciudad amable. Pero, cada vez que alguien pierde la vida a manos de un sicario, su proyecto sufre un retroceso. La amabilidad depende no sólo de contar con calles pavimentadas, colegios que funcionen en edificios amplios y arborizados, buses de último modelo circulando por las calles, parques iluminados, plaza de mercado limpia y sin hedores; sino de tener la certeza de estar protegidos por la labor de las autoridades y convivir entre quienes tengan la convicción de que respetar a los demás beneficia a todos.
Si logra cimentar, entre nosotros, el espíritu de cooperación, tolerancia y concordia, honrará su propósito y la memoria de los muertos. Pero si, por el contrario, el exterminio continúa, estamos a las puertas de vivir en una selva de cemento.

*Abogado y profesor universitario

noelatierra@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La primera vez que fui a

La primera vez que fui a Sincelejo fue como promotor artistico, pues habia un muchachito que tocaba acordeon y actuaba como lazarillo de su padre, quien era un acordeonista ciego. Eso fue por alla en los anos 1960? Finalmente logramos firmar el contrato de Alfredo Gutierres con los Corraleros de Majagual. Asi se llamaba el barrio donde vivia, enfrente de la finca de los Vergara, en una casa de bareque. Era un pueblo muy sano y de gente buena. Claro que unos doce o trece anos habia sido escena de una gran parte de la violencia, donde mataban a conservadores por solo ser conservadores.

Sincelejo no tenia agua y

Sincelejo no tenia agua y solo el agua del POzo de Majagual surtia el pequeno aqueducto. La gente compraba cargas de agua en burro. Los politicos usaron lo del agua para ser elegido. Muchos anos depues acompane a Julio Cesar Turbay en su campana para presidente y en compania de JOselito Guerra Tulena, pusimos una campana bien buena. Sincelejo era sano en termonos de la delincuencia comun.

El capitan de la policia

El capitan de la policia Tenorio, padre del Capitan Tenorio de la Armada obligaba a los ladrones a cargar una pancarta en el pecho que decia: Lo ajeno para su dueno. El coronel Larrarte, cuando fue alcalde de Sincelejo, hacia alarde de su punteria y le disparaba alos presos desde 50 metros a un cigarrillo qu estaban fumando. Lo cierto es que a Sincelejo la han abusado. Un muchacho que estuvo en Radio Sabanas haciendo practicas conmigo: Campo Elias Teheran Dix, de 14 o 15 anos ya sabia que era lo que queria.

Acompaño el dolor que sientes

Acompaño el dolor que sientes ante la muerte se un ser que quizás dejo hijos y familia, amigos y pacientes. Si el sicario alguna vez se detuviera a pensar en el daño tan grave que causa a su alma, jamas se prestaría para cegar la vida de un ser. La única forma posible de acabar estas injusticias de la vida es nuestro acercamiento real a DIOS y permitiendo obras sociales, educación y presencia del dinero del estado en las necesidades humanas de una población abandonada, resentida, donde los niños crecen sin valores.Seguiremos estando de acuerdo en utilizar la palabra "Seguridad Democrática" , para expresar Paz?. seguiremos pensando que $100.000 pesos solucionan la vida de un hogar humilde?, seguiremos pensando que cubrir un escaso porcentaje de pobreza, que garantice una reelección presidencial, es el mecanismo para combatir la violencia?. Muy poco podremos hacer nosotros si no revaluamos nuestro accionar electoral.

Hostilidad y desconfianza

Hostilidad y desconfianza seran el punto de mira para las grandes agencias con el fin de enfrentar con mayor entereza los retos del 2014. Mira esto que es revelador www.laagencia2014.com