Indicadores económicos
2017-05-01

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-05-01

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 13:00

Marea max.: 18 cms.

Hora: 03:32

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-05-01

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Inclasificables

Las Farc no tienen clasificación ni en la sicología social ni en la sociología. Lo reconfirma el carnaval satánico que protagonizaron la última semana. Por suerte, un despacho de la Agencia Efe publicado ayer por la prensa del mundo, nos trajo la noticia de que un bioingeniero de la Universidad de Utah podría traducir, con una máquina sofisticada, las ondas cerebrales de personas paralizadas –las Farc lo están ideológicamente– a fin de precisar lo que piensan o quieren.

Aparte de que su existencia y sus planes son una obsesión del pasado, las señales de sus comandantes desdeñan la lógica y practican la anarquía como técnica de desempeño político-militar. Aceptaron dialogar un par de veces, es cierto, pero para montar dos grandes farsas que significaron la multiplicación de sus frentes, bajo la Administración Betancur, y la cómoda exportación de sus narcóticos, bajo la de Pastrana.
Como jugaron a sus anchas el rol del pastorcito mentiroso, se les atravesó un tercer presidente que aceptó el reto de la guerra y los atacó con éxito en sus propios campamentos. Los menguó hasta el repliegue y la pérdida de posiciones conquistadas en las goteras de más de una capital importante. Sin embargo, siguen pensando, erróneamente, que el país es el mismo que se fastidiaba de la barbarie y se avenía a negociar con ellos, cada vez que les daba la gana, engulléndose el sapo de sus imposiciones.
Al Alfonso Cano inteligente y bien formado que imaginaron algunos analistas por sus antecedentes universitarios, lo anularon el monte y el jején. Es el sucesor sin imaginación de Tirofijo y Jacobo Arenas, desconectado de un mundo que vio sucumbir el totalitarismo marxista-leninista a la potente realidad histórica que pretendía reemplazar: el Estado liberal, la propiedad privada, los derechos fundamentales y la libre empresa.
Las revoluciones hechas contra los despotismos opresores (la rusa de 1917 y la cubana de 1959, para citar sólo dos casos) triunfaron porque los pueblos oprimidos las respaldaron al grito de libertad. Difícil que una subversión que tortura y veja al pueblo que debe cautivar para asaltar el poder en su nombre, culmine su tarea de demolición antidemocrática con la mística de sus víctimas. Aquellas revoluciones fueron rupturas dentro de un derrotero político que admitía la insurgencia. Lo de aquí es el regusto innoble de unas atrocidades que transformaron en cartel el esplendor de una aventura revolucionaria.
Si alguna vez las Farc representaron una esperanza, la regresión en su estrategia y sus conceptos las igualó a los antiguos bandoleros de encrucijada. Una metamorfosis opuesta a la de los Tigres Tamiles, que se organizaron como banda de atracadores y evolucionaron como una guerrilla con 70 millones de seguidores en el sur de la India. Quién sabe cuántas sicopatías –explicables, por lo demás– concurren a perpetuar esta comparsa de sangre en que acabó otro articulito, el del plebiscito de 1957 que sacó de la cancha del Frente Nacional a los partidos de oposición.
Agotada su cartilla de falacias con la paz, las Farc no encontrarán un Belisario bis ni un Andrés bis que les aguante otro berroche con los diálogos. Menos aún en el ministro de Defensa que está de Presidente, justamente, por haberlas diezmado.

*Columnista y profesor universitario

carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese