Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Irrespeto a la democracia

La afición secular de los colombianos a la fraseología nos engolosina con las palabras. Les rendimos pleitesía, en pleno siglo XXI, al igual que los Centenaristas. Lógicamente el apego a las formas nos conduce a la confusión de los conceptos.

Una de las nociones que nos desvela, pero, al mismo tiempo, manejamos con desconcertante ligereza, es la de “democracia”. La hemos manoseado tanto que su valoración conceptual ha perdido respetabilidad. Es un simple término que sirve para todo. Para lo lícito y para lo indebido. Lo perjudicial y lo benéfico. Ya casi la erigimos en sinónimo de libertinaje.
A la sombra de lo que llamamos “democracia” queremos amparar toda suerte de irresponsabilidades, hasta el punto que, desde el alto gobierno se pretende imponer el concepto de ESTADO DE OPINIÓN al intocable ESTADO DE DERECHO, o vigencia de la Constitución y de las leyes. A su socaire justificamos los abusos y tendemos a buscar el perdón de las propias culpas. A las decisiones de las urnas se les pretende sacralizar. A los escogidos en los comicios se les conceden, graciosamente, dones sobrenaturales y derechos sin cuenta. Por el solo hecho de ser elegidos, ellos mismos se consideran tocados por la gracia divina.
La democracia se confunde con el abuso de la libertad, sin deberes ni limitaciones, y la omisión culpable de las obligaciones. En su nombre se cometen excesos y desafueros. Y se busca su protección para el ejercicio de las martingalas en beneficio propio. Lo que, en realidad, es el desconocimiento de su esencia y el olvido de su mensaje que, desde la clásica definición de Lincoln en Gettisburg, son buscar el beneficio sano de la sociedad, la condena de lo delincuencial y la búsqueda del bienestar general, con prescindencia – que no se cumple – de la trampa, del enjuague o la componenda.
El manejo alegre de la democracia ha servido para que los comicios se transformen, en inquietante proporción, en el resultado de la utilización venal de la burocracia, de la imposición de fuerzas ajenas a la libertad de conciencia y, aún, a la aplicación fraudulenta de las normas electorales.
El uso pernicioso de las libertades democráticas le ha abierto el camino a la delincuencia. Por ello, con auténtico dolor de patria, vemos que decenas de parlamentarios están comprometidos con la ilegalidad, en espera de juicio, o condenados por asociación con grupos delictivos. Sin embargo, en vez de aprender la lección y legislar para enmendar la plana, el Parlamento intenta, obstinada y pecaminosamente, aprobar normas que los beneficien.
En fin, el país asiste, con honda y justificada preocupación, a la inversión de los valores democráticos, de la que no está ausente, por desgracia, la presencia de miembros del gobierno nacional que han escandalizado al país con la entrega de sumas millonarias a través del Agro Ingreso Seguro, en lo cual está metido hasta las cachas el ahijadito predilecto de Uribe, quien, sin más méritos que la sombra de su prepotente padrino oficial, se ha atrevido a agraviar el sistema presidencial como precandidato a la primera magistratura.

*Ex congresista, ex embajador, miembro de las Academias de Historia de Cartagena, y Bogotá, miembro de la Academia Colombiana de la Lengua.

academiadlhcartagena@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Comparto con usted;

Comparto con usted; ciertamente pareciera que nos movemos dentro de un embeleco de democracia. Pero pensandolo bien y en acuerdo a la "esencia" y el "mensaje" que segúnn Lincoln usted expone, estos fines o propositos del sistema, son identicos a los del otro sistema reconocible (RP China, p. ej); solo cambian las formas; Churchill pudo tener razon al referirse a este tema, al considerar no lo mejor, si no lo menos malo; pero si de medios de producción y servicios, $ y mercados se tratase (fundamentalismo contemporaneo), ¿...que empresario de multinalcional cualquiera no le interesaría estar en el lejano oriente?; deben ser pocos.

Confieso que me ha

Confieso que me ha sorprendido gratamente la opinión del columnista. Lo cual quiere decir que las cosas están cambiando.

Estimado señor Vicente

Estimado señor Vicente Martínez, usted sabe que eso se debe a que el Estado no maneja una moral pública concreta; en ese contexto, la democracia entendida en un sentido liberal, no obliga a la pulcritud pues para ella todo es relativo; en ella solo importan las formas, que no el fondo. Estamos comiendo en este siglo de los frutos morales de las decisiones inmorales que se introdujeron en las leyes del siglo pasado, eso es lo que pasa.

Señor Emiliano: Lo felicito.

Señor Emiliano: Lo felicito. Sus conceptos nos regocijan porque todavía hay reservas morales y éticas y esperanza para Colombia. No todos podemos estar en la misma actitud compleciente ante lo indefendible. Eso se deja para corruptos.

Esto no es sino de principios

Esto no es sino de principios y convicciones.Todo esto sucede porque nosotros no elegimos a los mas estructuradosy con ciertos valores que aprendimos en los claustros y de nuestros Padres,entre ellos de Vicentico Martinez Martelo,quien todavia vive en nuestros recuerdos,por las ensenanzas que nos dej'o.

el desorden que vemos cada

el desorden que vemos cada dia es mas grande y los que estan comprometidos en enredos juridicos hechando vainas,y no hay institucion de control que pare este caos,se presenta en lo nacional, departamental y municipal sera que todo mundo en colombia esta untado de ese desorden de manejar lo publico sin ningún escrúpulo, la cosa publica de mi pais anda sin freno y el que se cruse se lo llevan, el 14 de marzo se acerca una fecha de renovación parlamentaria es la oportunidad de comenzar a cambiar votemos por gente decente.

A EL COLOMBIANO: ¿Cuándo nos

A EL COLOMBIANO: ¿Cuándo nos pudimos imaginar un Ministro del Interior y de Justicia bien atornillado en el ministerio con un hermano de papá y mama en un enrredo bien grotesco ante la Justicia? Y lo peor es que el Ministro está inmerso en la gestión y busqueda de un Fiscal General de bolsillo. ¿Para que será?