Indicadores económicos
2017-07-24

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-24

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 07:20

Marea max.: -3 cms.

Hora: 12:59

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-07-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8 -
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La debacle del fútbol

Después de lo sucedido con Javier Flórez, jugador del Junior de Barranquilla que disparó contra un hombre que le recriminaba por la pérdida de la sexta estrella, y muchos otros casos recientes en el mundillo del fútbol, hoy sinónimo de muerte, violencia, intriga y demás, no podemos pensar que este deporte y su entorno son para angelitos bajados del cielo.

Es lastimoso decirlo, pero no podemos ocultar esta verdad: el fútbol dejó de ser, hace mucho tiempo, una disciplina que generaba alegrías sanas, emociones espontáneas gráciles, para convertirse en pretexto de vándalos y desadaptados sociales que ingresan a los estadios a desfogar pasiones. Fútbol y violencia, a la sazón, parecen trasegar por la misma línea. Y por lo menos en Colombia, nadie quiere más violencia. ¿Terminaremos también odiando el fútbol?
De aquellas épocas en las que el balompié era practicado por deportistas abnegados no quedan sino los recuerdos: fotos raídas por el tiempo que todo lo envejece y lo hace anticuado. El tamaño de las canchas y los balones han cambiado con el paso del tiempo. Las reglas son otras, pero el dinero, a través de contratos millonarios, ocupa primer puesto en el orden de prioridades.
Este deporte se convirtió en “la mina de oro” que pretenden explotar millares de jóvenes de extracción humilde. Y lo de oro no es un decir, pues lo primero que hace el futbolista que empieza a descollar, a costo de sudor, de amaneceres cargados de sueños de prosperidad, es adquirir una cadena del metal precioso –la más costosa-, que puedan apreciar todos en la barriada de sus cuitas pasadas. Entonces, el pasado doloroso se cubre con oro refulgente, de 18 quilates. Además, licor y drogas, en casos específicos, fuerzan sonrisas brillantes, sí, como el mismo oro.
El caso de Flórez es patético, triste si se quiere, pero no menos que la muestra fehaciente de la descomposición intrínseca del fútbol y de la necesidad de que en los clubes existan departamentos de sicología en los que, desde muy pequeños, las nuevas promesas de esta práctica atlética sean sometidas a procedimientos rigurosos para madurar la mente.
La “fortuna” de tener lo que nunca se tuvo, como ropa fina de marca, relojes, carros nuevos, costosos, de los que más “corren”, termina envuelta en una especie de sino maldito de no mediar en el nuevo estilo de vida una preparación sicológica adecuada para llevar y mantener, en equilibrio con los cánones de la sociedad, ese tipo de vida ostentosa. Iván René Valenciano, el máximo goleador del fútbol colombiano, estuvo vinculado no a uno sino a dos accidentes de tránsito penosos. “El Cachetón”, como se recuerda, conducía en estado de embriaguez.
El fútbol hay que reinventarlo en su esencia o de lo contrario se irá al traste. Sería triste que ello ocurriera, luego de la penetración que ha tenido en países como Estados Unidos y Venezuela, que han mostrado avances amplios en su práctica. Otros preferimos el béisbol: “El rey de los deportes”.

*Periodista

dacaspe@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Quien se atreve a llevar

Quien se atreve a llevar a su hijo a un estadio de futbol profesional en colombia.